Escuela de Talentos Pedagógicos realizó charla de bienvenida a estudiantes que ingresaron este 2022

Boletín Normal, Facultad de Educación y Ciencias Sociales, Portada UMAG, noticias

-30 estudiantes se encuentran inscritos en la escuela y se espera que se sumen más en las próximas tres semanas.


En dependencias del CEIA se realizó una charla informativa de la Escuela de Talentos Pedagógicos (ETAPE) de la Universidad de Magallanes (UMAG) y el posterior conversatorio: “¿Qué significa ser profesor?”. La actividad tuvo por objetivo informar sobre el programa y acercar a las y los nuevos estudiantes a sus profesores y, a quienes egresaron en 2018 y 2019, a través de sus experiencias.

En total, son 30 los alumnos y alumnas de cuarto medio de establecimientos educacionales de Punta Arenas y Puerto Natales, los que se inscribieron en esta quinta versión de los talleres ETAPE, y podrían sumarse más hasta mediados de mayo. Además, se busca que participen jóvenes de Porvenir y Puerto Williams, lo que va a depender de varios factores, entre ellos la conectividad.

Los talleres se desarrollan los días viernes a partir de las 15.00 horas, divididos por los siguientes módulos: comunicación, pensamiento lógico matemático y pedagogía e identidad regional.

La académica del Departamento de Educación y Humanidades, Carmen Paz Oval Soto, expresó que “ha sido un inicio difícil, por muchas cosas, ya que estamos recién comenzando a hacer actividades presenciales y la comunicación con los establecimientos a veces cuesta, pero hemos logrado llegar a un número de estudiantes que se integran a esta escuela de talentos pedagógicos, para así en el futuro seguir estudios de pedagogía”. En ese sentido, la profesional hizo un llamado a los establecimientos “a seguir insistiendo a sus estudiantes que no pudieron asistir a la actividad por diferentes razones, e informarles que aún pueden comenzar a participar, desde esta semana, en las clases y que así se atrevan a tomar la decisión de transformar el mundo desde la pedagogía”.

Por su parte, Paola Donoso Riquelme, doctora en Didáctica de la Matemática y profesora del módulo pensamiento lógico matemático de ETAPE sostuvo que el objetivo principal del curso “es humanizar las matemáticas, que la vean de una manera distinta, que puedan desarrollar su pensamiento lógico y alejarnos un poco de todo lo que son las formulas, la memorización y lo principal: que todos aquellos estudiantes que le tienen miedo a las matemáticas o que han tenido una mala experiencia, puedan revertir eso y disfruten, que se den cuenta que las matemáticas son entretenidas, que las puedan aprender de otra manera y que se disfruta jugando con ellas”.

La alumna de tercer año de Pedagogía en Educación General Básica, mención lenguaje y matemática de la UMAG y egresada del Colegio Charles Darwin de Punta Arenas, Alexandra González señaló, en tanto, que “fue la mejor experiencia que pude haber vivido, desde reafirmar lo que estoy estudiando y también conocer otras perspectivas de la educación y, sobre todo, por la familia que se formó con nuestros compañeros que hoy me acompañan en diferentes carreras de pedagogía y con quienes seguimos muy unidos. En mi exposición espero poder motivar a los alumnos y explicarles un poco lo que fue mi recorrido, que en mi caso fueron dos años en el programa, 3ero y 4to medio y enriquecer lo que realmente es el ETAPE y que se motiven a ser unos excelentes docentes, preparándose para todo lo que se les viene, porque es una hermosa carrera”.

Por último, el estudiante de cuarto año de Pedagogía en Historia y Ciencias Sociales y egresado del Colegio Cruz del Sur de Punta Arenas, Benjamín Triviño, finalizó diciendo que “mi experiencia en el programa fue bien grata, a pesar de algunos módulos, como por ejemplo, pensamiento lógico matemático, que aunque no tenía una buena experiencia con las matemáticas, de verdad que los profesores que estaban impartiendo estos talleres dieron una mirada totalmente diferente, innovadora y didáctica de esta asignatura, al igual que los demás profesores de lenguaje e historia, lo cual me motivo aún más a estudiar pedagogía, que es lo que busca el ETAPE, realizar estos cimientos básicos sobre lo que es la pedagogía y con lo que nos vamos a encontrar al principio de las carreras. En mi relato me centraré en hacer una pequeña reseña de lo que es mi testimonio y experiencia en los talleres e incentivar a los alumnos a seguir sus estudios superiores en carreras de pedagogía”.

UMAG y Rayen Salud refrendan alianza en torno a becas, uso de sistemas y proyectos de investigación

Boletín Normal, Facultad de Ciencias de la Salud, Portada UMAG, noticias

Representantes universitarios/as junto a directivos de Rayen Salud tras la reunión efectuada en el CADI UMAG.

Desde el año 2015, la Universidad de Magallanes (UMAG) y la compañía chilena de servicios TI (tecnologías de la información) Rayen Salud, mantienen un compromiso de trabajo conjunto para promover, en y desde la casa de estudios superiores, el desarrollo tecnológico  en el ámbito de la salud, sobre todo, en el área de informática médica.

Es por ello que, a siete años de esta alianza, representantes de ambas entidades junto a estudiantes y egresados/as del plantel, se reunieron en dependencias del Centro Asistencial Docente y de Investigación de la UMAG (CADI), con el fin de entablar un diálogo referente a los avances del convenio de colaboración y así explorar nuevas acciones de interés mutuo.

El académico de la carrera de Kinesiología y coordinador del acuerdo con Rayen Salud, Pedro Quintana, enfatizó que, esta alianza, ha permitido generar diversas actividades en beneficio de la labor estudiantil y docente. Por un lado, dijo que “estamos haciendo los vínculos entre Ingeniería y Salud, y tratando de generar proyectos de investigación que puedan tener un impacto positivo en la salud de las personas, así como también en lo alusivo a los aspectos tecnológicos”.

De igual forma, señaló que al ser una empresa de servicios informáticos que trabaja dando soporte a la atención primaria y también a la atención terciaria en Hospitales, docentes y/o tutores/as de los campos clínicos, se han visto favorecidos /as en el acceso a los sistemas de fichas digitales que manejan, por ejemplo, los centros de salud de atención primaria pertenecientes a las comunas de Punta Arenas, Coyhaique y Puerto Natales.

Por último, confirmó que, en el marco del convenio, a la fecha, se han otorgado becas de estudios a 17 jóvenes de carreras técnicas y profesionales del área de la Salud y de Ingeniería en Informática; y no sólo de la casa central de Punta Arenas, sino también de los Centros Universitarios de Coyhaique (Región de Aysén) y Puerto Natales. “En este tiempo que llevamos trabajando juntos ya hay egresados que tuvieron este beneficio de Técnico de Nivel Superior en Enfermería, de Terapia Ocupacional y, prontamente, vamos a tener a dos estudiantes de Medicina”, recalcó.

El gerente corporativo de negocios de Rayen Salud, Rodrigo Caravantes, en tanto, indicó que “nosotros, lo que estamos haciendo es un esfuerzo conjunto, siempre conjunto, con universidades o centros de educación superior, que forman técnicos y/o profesionales en el ámbito de la salud, cosa de poder contribuir, a través de un acuerdo de colaboración, en entregares una oportunidad para su desarrollo profesional”. En ese sentido, valoró los avances concretos del convenio asegurando que “verlo hoy día en la realidad, nos genera mucha satisfacción y eso para nosotros es maravilloso”.

Como una de las invitadas especiales al encuentro, la egresada de Terapia Ocupacional, Natalia Silva, manifestó sus agradecimientos por la entrega de una de las becas. “Esta beca completó lo que faltaba para que yo pueda estudiar de forma gratuita, solamente pagando la matrícula anual, así que esto hizo que pudiera realizar mi carrera de una forma más tranquila, es decir, enfocarme solamente en lo que tenía que hacer que era estudiar y además facilitarme la oportunidad que me pueda titular”, comentó.

Rayen Salud, es una compañía nacional de servicios TI, especializada en Informática Médica, con más de 18 años de trayectoria. Su foco central es la transformación digital en Salud, liderando el desarrollo, implementación y acompañamiento de más de mil proyectos de incorporación tecnológica en diversas instituciones de Salud.

Académico de Ing. Química fue galadornado como egresado de excelencia en la USACh

Boletín Normal, Facultad de Ingeniería, Portada UMAG, noticias

El Dr. José Retamales Espinoza, académico del Departamento de Ingeniería Química y ex rector de la Universidad de Magallanes (UMAG), recibió una importante distinción por su trayectoria profesional a nivel universitario. Se trata del galardón “Premio Egresado de Excelencia” que otorga la Universidad de Santiago de Chile (USACh), el cual lo condecoró en la categoría “Impacto en innovaciones productivas y desarrollo tecnológico” por su contribución científica en la Ingeniería a través del desarrollo de un método e instrumento (sensor) para mediciones en la minería, el cual patentó el año 2003, siendo la primera patente de la UMAG.

El profesional, quien egresó como ingeniero civil químico de la Universidad Técnica del Estado, también fue seleccionado por su rol de promotor de la ciencia antártica, dada su experiencia como director del INACh y como investigador del área por más de 17 años.

A continuación, reproducimos la entrevista completa realizada por el plantel santiaguino al profesor Retamales en torno a su historia académica y las impresiones de este reconocimiento:

José Retamales, Premio Egresado de Excelencia: “La Universidad debe educar con el ejemplo… ser un agente de cambio”

Este Ingeniero Civil Químico, magíster y doctorado en Inglaterra, profesor visitante en la Universidad Mc Gill en Canadá, ha sido consejero en los directorios de CCHEN, ENAP y presidente de organismos internacionales del Tratado Antártico, además de rector de la Universidad de Magallanes y director del Instituto Antártico Chileno. Recibió el galardón en la categoría Impacto en Innovaciones Productivas y Desarrollo Tecnológico.

La relación de José Retamales con la Universidad de Santiago es de larga data. Con una vida profesional plena – según asegura- gracias a los conocimientos que recibió desde que ingresó a la otrora Universidad Técnica del Estado, en la sede Punta Arenas y la casa matriz en Santiago, el Ingeniero Civil Químico retornó hace algunas semanas a la Usach para recibir el Premio Egresado de Excelencia en la Categoría de Innovaciones Productivas y Desarrollo Tecnológico, distinción más que merecida cuando repasamos junto a él su historia académica.

¿Cómo fue su paso por la Universidad Técnica del Estado?

Yo estudié en un liceo público. Mis padres gozaban de buena situación económica y, aunque no terminaron sus estudios primarios, impulsaron a sus hijos a la Universidad. En la década de los 70, la UTE tenía una decena de sedes en el país, e impartía la carrera de Ingeniería Química en varias de ellas. En Punta Arenas se dictaba Petroquímica, ya que ENAP había iniciado sus actividades petrolíferas en Magallanes en 1950 y en una suerte de acuerdo entre ambas entidades públicas, se abrió la carrera con gran éxito en 1965. Ingresé en 1968.  Estudiar Ingeniería Química a los 18 años no fue fácil, pero debo decir que aprendí no solo de mi especialidad sino de la importancia que tiene un Departamento en una Universidad. En 1973 cuando me correspondía empezar mi trabajo de titulación, ocurrió el Golpe Militar. A fines del 74 había una disrupción de la actividad normal en Chile así que retorné a Punta Arenas para intentar trabajar en la ENAP, pero estaban suspendidos los contratos.  Un día visité a mi antiguo director de departamento, que en ese tiempo era el rector de la sede Punta Arenas, y se acordaba de mi porque había sido el mejor alumno de Física, así que me contrató como profesor. Hace 47 años que soy académico en la Universidad de Magallanes, heredera de la tradición de la Universidad Técnica del Estado.

Usted dedicó justamente este premio al Departamento de Ingeniería Química Usach, ¿por qué?

Porque la Universidad no es otra cosa que el prestigio que obtiene gracias al esfuerzo que sus departamentos imprimen en su quehacer diario. Tuve profesores que recuerdo con mucho afecto como Iván Álvarez y otros que han fallecido como Horacio Correa, Lautaro Retamales o Isaac Levi. No había favoritismos, lo que importaba era que uno rindiera y aprendiera en sus cátedras.  Lo que la UTE, que luego pasó a ser la Usach, me entregó no solo fueron conocimientos, sino que fue actitud; entender que con esfuerzo y estudio se superan barreras. Los académicos de los Departamentos de la Universidad educan con el ejemplo, enseñando que la responsabilidad es lo que más importa en la vida profesional. Hoy soy profesor en la Universidad de Magallanes y me encanta recibir a jóvenes con ese ímpetu, con la esperanza de enfrentar una vida nueva. Posiblemente provienen de familias con padres profesionales, pero la inteligencia y las habilidades no dependen de la fortuna de sus padres, sino que de la genética y del esfuerzo que pongan al estudiar.

En 1990, con el fin del gobierno dictatorial, Retamales llegó a dirigir la Universidad de Magallanes por cuatro prolíficos años, pero antes había sido presidente de la Asociación de Académicos. Fueron sus propios pares los que lo eligieron. “En esa época, tenía 40 años. Con la soberbia e inexperiencia de los años, me atreví a hablar en contra de lo que había sucedido en el sistema universitario chileno, remarcando que había obtenido un doctorado en el norte de Inglaterra y había conocido otra vida, que fui profesor visitante en la Universidad de Mc Gill en Canadá y que conocí universidades en Europa y Asia. Para mí esto de que los hombres tenían que usar corbata y las mujeres vestir con faldas en la Universidad era claramente una historia que debíamos cambiar”, comenta.

Como máxima autoridad del Plantel creó un Centro Antártico. “Llamamos la atención del gobierno local hacia la ciencia austral. Eso hizo que la discusión cambiara hacia la oportunidad que la Antártica representa para Chile y en especial para Magallanes. Incluso hoy, las acciones que el país desarrolla en dicho continente se deciden en un Consejo de Política Antártica, donde el gobierno regional y la empresa privada no participan. Tenemos que superar la centralización que ahoga iniciativas. Estamos lejos de privilegiar los regionalismos, como lo hacen las naciones desarrolladas, con una descentralización que necesitamos en Chile”, relata.

A fines de los 90’s, el Gobierno decidió cambiar la sede del Instituto Antártico Chileno, INACH, de Santiago a Punta Arenas lo cual tuvo una fuerte oposición de los funcionarios.  “En ese entonces, ya no era rector, y estaba con mi delantal un día cualquiera en el laboratorio, cuando recibí la llamada del Intendente para que asumiera como nuevo director. Acepté, pero el requisito que puse fue que no dejaría mi condición de profesor jornada completa de la Universidad”, relata.

¿Con qué se encontró allí?

_Me fui el 2003 al Instituto y me encontré con un organismo que era más político que científico, como su estatuto indicaba. El INACH había sido dirigido principalmente por oficiales de marina bajo el Gobierno de Pinochet y antes de eso por diplomáticos. No se había organizado la ciencia antártica de Chile en la forma que se conoce en el mundo, con los parámetros de exigencia, competitividad, el escribir proyectos y postular a concursos. Organicé un sistema concursable y junto a Conicyt aumentamos los recursos para mejorar la calidad y cantidad de la ciencia antártica chilena. Crecimos de 16 proyectos a más de 110 cuando terminé mis casi 14 años de director; 9 de ellos por Alta Dirección Pública que es el máximo que uno puede estar en el cargo. Nos permitió en el tiempo acercarnos a la producción científica que tenía Argentina, que nos había superado por muchos años. Basado en lo que aprendí en la UTE-Usach como estudiante y después como académico de la Umag pude transformar el Instituto Chileno Antártico en lo que es, con un fuerte componente de cooperación internacional que no solo favorece a la ciencia, sino que a la política y a la presencia que Chile puede mostrar en ese territorio. Transformé al INACH en una institución que con alegría puedo decir que nos prestigia en el mundo.

Diversos hitos marcaron la administración de Retamales al mando del INACH, destacando la inauguración de los laboratorios “Jorge Berguño”, la ampliación de la base “Profesor Julio Escudero” y la reapertura con laboratorios de las bases “Yelcho” y “Carvajal”; el crecimiento del Programa Nacional de Ciencia Antártica (Procien), aumentando el número de proyectos, los montos destinados a los investigadores y el número de publicaciones científicas antárticas. Además, la puesta en marcha de la primera nave científica antártica, la “Karpuj”, junto a otras tres lanchas de bahía al servicio de la ciencia polar nacional.

A la luz de una trayectoria profesional exitosa, ¿qué le diría a quienes hoy depositan su confianza en las universidades públicas?

_Yo no era un alumno brillante, pero superé las barreras que tuvo la carrera y he tenido la suerte de tener una vida profesional plena, con publicaciones y una patente de invención, he dirigido instituciones internacionales y comités en idioma inglés, pero todo eso es gracias a que la Universidad es un agente de cambio. Esperemos que en la medida que sigamos creciendo como país, sigamos dando oportunidades a las personas que viniendo de cuna humilde tienen la responsabilidad y esfuerzo necesarios para avanzar y crecer.

Diez estudiantes de Trabajo Social realizarán pasantía en el Gobierno Regional

Facultad de Educación y Ciencias Sociales, Portada UMAG, noticias

Fuente: Gobierno Regional de Magallanes y de la Antártica Chilena.

Diez estudiantes de Trabajo Social de la Universidad de Magallanes (UMAG), se relacionarán con el Gobierno Regional (GORE) en el marco de la asignatura de aprendizaje denominada “Pasantía de Intervención Social Integrada I”. El trabajo se centrará en la División de Desarrollo Social y Humano del GORE.

La llegada de los universitarios, que fueron recibidos en una ceremonia encabezada por el gobernador Jorge Flies, es un hecho inédito para la autoridad, ya que nunca antes se había tenido esta cantidad de pasantes de manera simultánea.

“Esta es una gran oportunidad. No habíamos tenido ese número de alumnos ni tampoco esa colaboración tan amplia en un programa. El interés de este Gobierno es tener una estrecha relación con la universidad pública como lo es la UMAG” comentó Flies.

Los alumnos y alumnas se desempeñarán en el levantamiento de información, caracterización, sistematización y apoyo metodológico en grupos prioritarios que ha definido el Gobierno Regional como las personas que viven en situación de calle y campamentos, adultos mayores y discapacitados.

En este ámbito, Paola Fernández, Jefa de la División de Desarrollo Social y Humano, señaló que “los estudiantes tendrán la oportunidad trabajar en el diseño e implementación de programas y planes que van en indirecta vinculación con la comunidad magallánica”.

La pasantía se realizará en el periodo entre abril y diciembre de este 2022 y constará de seis horas cronológicas a la semana.

Promotor de la ciencia subantártica recibió el premio “Luis Oyarzún” que otorga la U. Austral de Chile

Investigación, Portada UMAG, noticias

-El ecólogo, filósofo y académico de las universidades de Magallanes y de North Texas, Ricardo Rozzi, obtuvo el galardón, que se entrega cada dos años.

-Rozzi ha sido impulsor de la filosofía ambiental de campo y la conservación biocultural.

-El rector de la UACH destacó los esfuerzos de coordinación realizados por el reconocido investigador en términos de investigación y conservación de enormes superficies de terreno en la región subantártica con más de 20 millones de hectáreas.

El Dr. Rozzi recibe el premio de manos del rector de la UACh, Hans Richter.

En el año 2000 forjó el concepto de la conservación biocultural, que se proyecta en el bienestar de las comunidades humanas y el de las demás especies biológicas, y este viernes 22 de abril, en el Día de la Tierra, el filósofo y ecólogo Ricardo Rozzi Marin recibió el Premio “Luis Oyarzún”, otorgado por la Universidad Austral de Chile, en la ciudad de Valdivia, Región de Los Ríos.

El impulsor de la integración de las ciencias y una “ética biocultural” fue reconocido por su triple condición de científico, divulgador y líder de importantes proyectos nacionales e internacionales que contribuyen especialmente a la defensa y protección de la biodiversidad, especialmente en la región subantártica y en el sur de Chile. El rector de la UACH, Hans Richter señaló que el Dr. Rozzi tiene una preeminencia en el mundo de las ciencias, de la filosofía y la cultura que es de gran envergadura: “Lo que queremos hacer con este premio es reconocer una vez más estos aportes que a lo largo de los años lo ha llevado a esfuerzos de coordinación en términos de investigación y conservación de enormes superficies de terreno en la región subantártica con más de 20 millones de hectáreas. Esto es algo notable y esfuerzo que requiere compromiso”.

Richter, le entregó el galardón que se confiere desde 1996, cada dos años, a quienes a través del arte, la ciencia o las humanidades o hayan hecho contribuciones destacadas para el logro de relaciones armónicas entre seres humanos y la naturaleza, particularmente con nuevos conceptos, metodologías educativas y enfoques de conservación que superen la polarización entre preservación y explotación y contribuyan en cambio a una sustentabilidad social, económica y ambiental.

Rozzi, quien es doctor en Ecología, dirige el Centro Internacional Cabo de Hornos y es profesor titular de la Universidad de Magallanes y de la Universidad de North Texas, Estados Unidos. Y durante su intervenir en la ceremonia destacó que Luis Oyarzún legó un nuevo mirar de descubrirnos en medio de multitud de diversos seres humanos y otros seres vivos. “Oyarzún escribió ‘¿No debemos ser todos custodios del chagual y de la araucaria, siervos franciscanos de la centáurea silvestre, cuidadores del maitén, protectores del coigüe y del alerce? Solo así podremos ser dignos de este reino de belleza y de vida que echamos a perder todos los días.”

El académico de la UMAG enfatizó que este texto es consistente con el origen de la palabra ética que proviene del griego “ethos” que significa madriguera, es decir un ‘hábitat protegido’ que requiere hábitos de cuidado. “El hábitat está compartido con una comunidad de cohabitantes como las araucarias. Estas son las ‘3Hs’ de la ética biocultural: hábitats, hábitos y co-habitantes. Esto se expresa en saberes y conceptos ancestrales como “pewenche” gente (che) del pewen (araucaria), o ‘humanos’ gente del humus (la tierra más fértil). Las cosmovisiones de pueblos originarios y de los orígenes de la civilización occidental albergan la comprensión de ser cohabitantes y el imperativo ético de cuidar a esta diversa comunidad de vida. Luis Oyarzún y la ética biocultural nos exhortan a honrar estos conceptos, y de este modo ser más integralmente humanos con un sentido de solidaridad y cuidado de la diversidad biocultural que conlleva bienestar para los seres humanos y el conjunto de seres vivos con que cohabitamos ecosistemas como ríos, bosques, mares y montañas que son parte integral de nuestro país y el planeta”, afirmó.

El vicerrector de Investigación y Post Grado de la Universidad de Magallanes, Andrés Mansilla, abordó algunos detalles de la trayectoria del galardonado académico, ex alumno de la Universidad de Chile y de la Pontificia Universidad Católica, quien dijo que Luis Oyarzún fue un imprescindible en la construcción de una visión integradora de la ética y la estética en la ecología, así como en la posibilidad de una ciencia desde la inmersión, recogida en diarios y numerosos artículos de divulgación. “Su legado representa un tronco fundamental del árbol que hoy el biólogo y filósofo chileno Ricardo Rozzi Marín, riega con abundantes aportes éticos y ecológicos. Ambos son pensadores ecológicos, unidos desde la metafísica hasta la política, atravesados por la certeza de que el pensamiento antropocéntrico está amenazando al planeta, y que el biocentrismo es lo que, ética y estéticamente, corresponde defender”, afirmó.

Trayectoria de Rozzi

Rozzi ha tenido un destacado rol en la ciencia en general y en especial en la creación y mantención del Parque Etnobotánico Omora, en Puerto Williams, Provincia Antártica Chilena. Es director del Centro Internacional Cabo de Hornos (CHIC) y profesor titular de la Universidad de Magallanes y de la University of North Texas. Junto a su trabajo teórico, Rozzi ha colaborado con el Ministerio de Educación de Chile en los programas de Ecología en el Patio de la Escuela (EEPE), y ha participado en la creación de la Fundación y Estación Biológica “Senda Darwin”, la Red Latinoamericana de Jardines Etnobotánicos Hermanos y la Reserva de la Biósfera Cabo de Hornos (2005), con el fin de incorporar la ética ambiental en las prácticas de conservación y educación en Latinoamérica.

En el pasado recibieron  este galardón en el pasado figuran el poeta Nicanor Parra (1997), el doctor Claudio Donoso (1999), Douglas Tompkins (2001), Adriana Hoffmann (2003), monseñor Juan Luis Ysern (2005), la ecologista Sara Larraín (2007), Elicura Chihuailaf (2016) y la conservacionista Kristine McDivitt (2018).