Agrupación de Fibromialgia cerró de manera exitosa dos proyectos de atención interdisciplinaria en CADI-UMAG

Portada UMAG, noticias

-       Un total de 30 pacientes participaron durante tres meses de los proyectos enfocados en atenciones de rehabilitación integral y atención psicosocial y neurocognitiva.

Por Franco Manzo Mansilla, Encargado de Comunicaciones del CADI-UMAG.

Con una tarde de convivencia y talleres de Autocuidado en uno de los quinchos del Club de Campo Leñadura, se dieron por finalizados los dos proyectos que se encontraba desarrollando la Agrupación de Fibromialgia de Punta Arenas y el Centro Asistencial, Docente y de Investigación de la Universidad de Magallanes (CADI-UMAG).

Los proyectos llamados “Atenciones de Rehabilitación Integral para Personas con Fibromialgia” y “Atención Psicosocial y Neurocognitiva de Mujeres con Fibromialgia”, se prolongaron durante 3 meses en el CADI-UMAG y se extendió a un total de 30 pacientes.

A través de atenciones interdisciplinarias fue que se desarrollaron estos proyectos, contando con una profesional del área de Nutrición, de Psicología, Fonoaudiología, Kinesiología y Medicina, logrando así avanzar en las necesidades de cada paciente a través de un método correlacionado entre las diferentes áreas de la salud.

“Como parte de nuestra misión como agrupación de generar redes y apoyo, acudimos al CADI-UMAG para ver de qué manera podrían aportarnos en este sentido. Desde la primera vez que fuimos, se mostraron bastante receptivos y propositivos, y todas en general quedamos bastante contentas en el sentido terapéutico y de manera especial por la relación que cada profesional formó con cada una de nosotras”, comentó Susana Lorca, presidenta de la Agrupación de Fibromialgia de Punta Arenas.

Así es como las usuarias pudieron acceder a tratamientos que contribuyeron en distintos ámbitos como la recuperación de la resistencia cardiovascular, aspectos cognitivos, de memoria, alimentación, manejo de emociones y salud en general.

Por su parte, Mizzina Velásquez, coordinadora técnica del proyecto y coordinadora de Fonoaudiología del CADI-UMAG, comentó que “hemos conversado con el equipo y pensamos que la gran fortaleza de este proyecto fue el vínculo terapéutico que se generó con las usuarias de la agrupación. Si bien la intervención no ha sido muy extensa, todas reportaron que el impacto ha sido muy positivo en sus vidas”.

A esto, agregó que “es por esto que nuestro enfoque seguirá siendo el de observar de distintas miradas las instancias que se presenten a través de nuestro equipo multidisciplinario, esperando poder seguir ampliando nuestro espectro de aporte a la comunidad a través de intervenciones en salud”.

UMAG acoge taller de verano para niñas y niños con síndrome Down

Boletín Normal, Facultad de Ciencias de la Salud, Portada UMAG, noticias

Parque del equipo directivo de la Universidad de Magallanes, encabezado por el rector, José Maripani, junto a las vicerrectoras Académica, Anahí Cárcamo y de Vinculación con el Medio, Melissa Flores, conoció el taller para niñas y niños Down que se realiza hasta el 3 de febrero en dependencias de la facultad de Ciencias de la Salud.

-Cerca de 15 personas han sido beneficiadas con la actividad que es financiada gracias al apoyo del Gobierno Regional de Magallanes.

Por Rolando Martínez, Comunicaciones Rectoría.

Fotografías: Andrés Poblete, Comunicaciones Rectoría.

Las instalaciones de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de Magallanes (UMAG) han sido el escenario para atender a una quincena de niñas y niños que han participado de la iniciativa “Talleres de Verano, propiciando la inclusión social de las personas con síndrome de Down”.

Estos talleres surgen gracias a un proyecto del Fondo Nacional de Desarrollo Regional FNDR, vía Gobierno Regional, concursado y obtenido por la agrupación comunal “Patagonia Inclusiva”, asignándose recursos por $10 millones, según explicó Paola Fernández, jefa de la División Desarrollo Social y Humano del Gobierno Regional.

Antes de comenzar con el taller, el pasado 9 de enero, los miembros de la agrupación buscaron espacios donde desarrollarlo y se contactaron con la vicerrectora de Vinculación con el Medio, Melissa Flores, para ver la opción de alguna dependencia donde realizar el taller. Así surgió la colaboración a través de la decana de la Facultad Ciencias de la Salud, María Cristina Furrianca, quien dispuso de los laboratorios de Fonoaudiología y Nutrición, y también la sala de uso múltiple de Terapia Ocupacional. De esta forma, se ha logrado que las y los beneficiados desarrollen y potencien habilidades motoras, sociales y comunicacionales.

Si bien la agrupación dispuso de profesionales de Fonoaudiología y Nutrición contratados en el marco de este proyecto para desarrollar talleres, la UMAG también dispuso la participación de la académica Paola Aravena (Nutrición) y del académico Miguel Fuentes (Fonoaudiología), cuya misión ha consistido en apoyar, técnicamente, la realización de estos talleres, en conjunto con estudiantes en práctica.

Así los padres y familiares que han acompañado a las niñas y niños asistentes al taller han venido en jornadas de mañana o jornadas de tarde, actividades que se extenderán hasta el 3 de febrero.

Parte del equipo directivo de la Universidad dialogó con las familias de las y los beneficiados, planteándose la necesidad de visualizar futuras colaboraciones y talleres más permanentes en el tiempo.

José Maripani, rector de la UMAG, calificó de un privilegio que la universidad participe y que esté involucrada en este quehacer: “Creemos que esto es solamente el comienzo. Sin lugar a dudas cuando uno empieza a interiorizarse un poco más en estas temáticas y se da cuenta que podemos desarrollar muchas terapias, muchas actividades, pero el punto central es como desarrollamos un camino de largo plazo que permita que nuestras niñas y niños se puedan insertar de manera efectiva en nuestra sociedad”.

Coincidió con la petición de los padres de las y los niños en tener un desarrollo social de sus hijos, hijas cuando sean jóvenes y ya cuando lleguen a la adultez que logren niveles de independencia. “Me parece que eso es lo más relevante y creo yo que nuestra región tiene una gran oportunidad y nosotros como universidad estamos dispuestos a buscar esos caminos, contribuir y colaborar dentro de nuestra posibilidad para que podamos avanzar en esa línea y porque no decirlo tal vez ser una región piloto en como logramos integrar a nuestras niñas y niños en nuestra comunidad magallánica”, sostuvo Maripani, quien cree en la necesidad de establecer un mecanismo que sea permanente.

Alianza colaborativa

Paola Fernández, jefa de la División Desarrollo Social y Humano del Gobierno Regional, destacó el trabajo establecido por la agrupación Patagonia Inclusiva en alianza con la fundación nacional Edu Down, que lleva dos décadas en este trabajo y con la expertise que posee apoyó en el desarrollo de este taller capacitando a tres profesionales locales previamente seleccionados.

Asimismo, resaltó que la UMAG haya acogido el taller y de manera colaborativa abre sus puertas para futuras acciones. “Este proyecto nos abre una gran posibilidad de seguir trabajando juntos por la inclusión y sobre todo la autonomía que deben tener las personas en situación de discapacidad. Un apoyo fundamental para los cuidadores, cuidadoras, que muchas veces son los padres y madres que tienen una sobrecarga, entregando más herramientas, pero además reconociendo el trabajo que ellos hacen cada día”, dijo.

Leyla Arrizaga, integrante fundadora de la agrupación Patagonia Inclusiva, expresó su anhelo por mantener futuros talleres con apoyo de la UMAG: “Creo que es nuestra aspiración, tener un lugar permanente donde nosotros podamos desarrollar estos talleres o terapias o diferentes actividades que permitan desarrollo de habilidades en personas en situación de discapacidad. Esperamos que esta alianza se pueda concretar y disponer de un espacio físico que nos permita desarrollar las actividades”.

La vicerrectora de Vinculación con el Medio, Melissa Flores, recordó que desde el año 2001 la UMAG tiene una beca para estudiantes con discapacidad y fue de las primeras universidades del país en creer por la inclusión, tratando de equiparar espacios de oportunidades para las y los estudiantes. Agregó que el trabajo siempre es en equipo y que cuando se generan estas alianzas estratégicas como son gobierno regional, la Universidad de Magallanes y una agrupación como Patagonia Inclusiva, tiene una sinergia de seguir proyectándose por un trabajo a favor de las y los niños.

Anahí Cárcamo, vicerrectora Académica, recordó que a través de sus carreras profesionales y técnicas la UMAG busca ser una universidad que sea inclusiva y ello es porque todos somos distintos, pero también otorga oportunidad de aprender de quienes se diferencian en la sociedad con desarrollos cognitivos distintos como los Down y tienen dificultades para insertarse en diversos ámbitos, especialmente cuando llegan a la edad adulta.

Reconocen a académicas por su contribución al desarrollo científico en la región subantártica

Boletín Normal, Facultad de Ciencias, Investigación, Portada UMAG, noticias

La Dra. Valeria Scabini, la Mg. Magaly Varas y la Dra. Claudia Andrade en el reconocimiento que les realizaron en la Sala de Consejo Hernando de Magallanes.

- Las doctoras María Soledad Astorga, Claudia Andrade, Valeria Scabini y la docente Magaly Vera fueron distinguidas en el contexto del proyecto Ciencia 2030, que impulsa el Consorcio Subantártico que surge de la asociatividad entre la Universidad de Magallanes (UMAG) y las universidades de Talca, Bío-Bío, Católica de la Santísima Concepción (UCSC), La Frontera (UFRO) y Austral de Chile (UACH).

Por Patricio Piña Fernández, Comunicaciones UMAG.

Fotografías: Andrés Poblete, Equipo de Rectoría.

Un total de cuatro académicas e investigadoras fueron reconocidas por su labor y contribución al desarrollo científico desde la Universidad de Magallanes (UMAG). Ellas son la Dra. María Soledad Astorga, Dra. Claudia Andrade, Dra. Valeria Scabini y Mg. Magaly Vera. En la Sala de Consejo Hernando de Magallanes se les destacó, además, por representar a muchas otras académicas que en el pasado y en el presente han estado vinculadas a la ciencia y/o están desarrollándose en variadas especialidades en el territorio y maritorio subantártico.

“Es importante ver cómo la sociedad va evolucionando, y en ese contexto, los distintos proyectos que se han ido adjudicando en el país. En este caso hay una línea que se llama Ciencia 2030, que tiene todo un desarrollo para fortalecer la participación de académicas en la ciencia. Bajo este esquema se generó un programa que se denomina CIMAS que permite que puedan haber mentoras, colegas científicas que puedan compartir su experiencia con otras mujeres, de otras universidades de nuestro país. Bajo esa perspectiva que este trabajo pueda tener un efecto multiplicador”, afirmó el rector de la casa de estudios, José Maripani.

Este proyecto que impulsa el Consorcio Sur-Subantártico surge de la asociatividad que conforma la UMAG junto a las universidades de Talca, del Bío-Bío (UBB), Católica de la Santísima Concepción (UCSC), de La Frontera (UFRO) y Austral de Chile (UACH). Asimismo, tiene como uno de los ejes centrales a Mujer y Ciencia, que se ha orientado en diseñar un sistema organizacional que logre una vinculación efectiva con el entorno en el ámbito de la ciencia aplicada, realzando la participación de las mujeres en ciencia y tecnología.

En esa misma línea surge el Programa Ciencias Mujeres Mentoras y Académicas del Territorio Sur-Subantártico (CiMAS), que potencia el liderazgo femenino y la creación de redes entre las académicas para aprovechar las experiencias y formar nuevas mentoras. Es en esa perspectiva que las participantes han sido invitadas a ser parte de la Red de Mentoras CiMAS para ayudar a otras académicas, investigadoras o estudiantes a potenciar su liderazgo y destacar sus contribuciones a la sociedad desde las ciencias.

Las autoridades y representantes académicos de la Universidad de Magallanes estuvieron presentes en la distinción que fue efectuada en el Edificio de Rectoría, en el contexto del proyecto Ciencia 2030.

Valeria Scabini, académica de la Facultad de Ciencias, se mostró agradecida de sus pares y valoró esta distinción considerando el contexto del proyecto Ciencia 2030. Además señaló que “se generaron muchos espacios de reflexión que nos permitieron ir poniendo temáticas en cuanto a la contribución de la mujer a la ciencia o los espacios de la mujer para hacer ciencia. Se fueron dando dinámicas que permitieron en cada una de las colegas que estábamos en el Consorcio (Sur-Subantártico) ver que hay espacios que todavía no han sido ocupados por nosotras; es un trabajo que demanda tiempo, confianza y de un cambio sobre las enseñanzas que hemos tenido a lo largo de nuestra vida”.

Magaly Vera, coordinadora de Docencia del Centro investigación Gaia Antártica (CIGA) de la UMAG, donde se dedica a realizar trabajos antárticos, expresó que “todos los programas que son de Docencia, como el Diplomado de Asuntos Antárticos y Minor en Asuntos Antárticos, nosotros los hemos abiertos para los alumnos del Consorcio. Además de otros trabajos que hemos desarrollado para la comunidad como, por ejemplo, “Experiencia Antártica” destinado para taxistas, con el objetivo de que pudieran conocer la región y el potencial que tiene el tema antártico en nuestra ciudad”.

Por último Claudia Andrade, investigadora asociada de la Universidad de Magallanes y presidenta de la Sociedad Chilena de Ciencias del Mar (SCHCM), expresó que “hemos servido para la comunidad científica pero también hemos podido asesorar desde nuestra expertiz a nuestras políticas públicas relacionadas con las ciencias del mar, al cambio con respecto a la Nueva Ley de Pesca. De esa manera, hemos podido contribuir desde la zona extrema, desde la Universidad de Magallanes, junto con otros académicos que también son parte de la Sociedad Chilena de Ciencias del Mar”, indicó.

Hasta la fecha se han realizado dos ciclos del Programa CiMAS, correspondiente a las generaciones 2021 y 2022, proyectándose la tercera versión para el presente año.

Dra. Claudia Andrade, investigadora asociada de la Universidad de Magallanes y presidenta de la Sociedad Chilena de Ciencias del Mar (SCHCM).

Mg. Magaly Vera, coordinadora de Docencia del Centro investigación Gaia Antártica (CIGA) de la UMAG.

Dra. Valeria Scabini, académica de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Magallanes.

CADI-UMAG realizó casi 10.000 atenciones a 773 pacientes durante el 2022

Facultad de Ciencias de la Salud, Portada UMAG, noticias

A través de numerosos proyectos con distintos enfoques, el CADI-UMAG llevó a cabo sus atenciones interdisciplinarias de la mano de su labor investigativa y de docente.

Por Franco Manzo Mansilla, Encargado de Comunicaciones CADI-UMAG

Un positivo balance realizó el Centro Asistencial Docente e Investigación de la Universidad de Magallanes (CADI-UMAG), respecto de su labor asistencial llevada a cabo en 2022; esto, acompañado del trabajo en investigación aplicada y como campo clínico para estudiantes.

Esto implicó trabajar en 10 proyectos ligados a secuelas post Covid, salud en adultos mayores, prevención de violencia de género, fibromialgia, entre otros, accediendo a distintas fuentes de financiamiento como FNDR, IND, JUNAEB y MIDESO. Algunos de estos proyectos finalizaron en 2022 y otros aún siguen su curso durante este año.

A raíz de esto, el CADI-UMAG abrió sus puertas el pasado año como prestador complementario a la Red Asistencial de Magallanes para 9.790 atenciones de 773 pacientes de todos los rangos etarios derivados para atenciones en Psicología, Nutrición, Terapia Ocupacional, Fonoaudiología, Enfermería, Medicina y Kinesiología, siendo esta última área la que mayor cantidad de atenciones abarcó.

“Contando con el 100% de las resoluciones sanitarias ante la Seremi de Salud de Magallanes, nuestro enfoque como prestador ha sido poner énfasis en las necesidades sanitarias de la región, en trabajo con distintos referentes técnicos disponibles. A través de esto, hemos ido generando a su vez la capacidad formadora Docente-Asistencial para las prácticas de alumnos de las carreras de la salud de la UMAG”, comentó Karena Espinoza, directora del CADI-UMAG.

Además, a través de la licitación adjudicada por JUNAEB del proyecto “Escuelas Saludables”, el CADI-UMAG pudo intervenir a 4.464 niños en la Provincia de Magallanes y la de Última Esperanza, lo que permitió llegar a un total de más de 20.000 atenciones, sumadas a las anteriormente mencionadas.

Proyecciones para el 2023

En paralelo a darle continuidad al trabajo complementario a la Red Asistencial de Magallanes, los desafíos del CADI-UMAG apuntan a seguir creciendo en la capacidad formadora, en el desarrollo de instancias de capacitación, desarrollo de investigación en salud y en consolidar el modelo de gestión del mismo.

A esto, la directora del CADI-UMAG agregó que “aumentar el acceso, oportunidad y continuidad a las necesidades de la región es parte de nuestros objetivos centrales, y de manera específica, comenzar con el proceso de Acreditación Institucional ante la Superintendencia de Salud, y así lograr convertirnos en un establecimiento de salud acreditado”.

Millonario proyecto adjudicado por ANID permitirá actualizar gestión de la Facultad de Ingeniería

Facultad de Ingeniería, Investigación, Portada UMAG, noticias

La iniciativa fue presentada por la Universidad de Magallanes junto a la Universidad Autónoma, en el contexto del proyecto Ingeniería 2030, que promueve el mejoramiento de las carreras de Ingeniería Civil en las instituciones estatales. El monto total por 6 años alcanza los 4 mil millones de pesos.

Por Paula Viano Santana|Fotografías: Mónica Araus Sieber

El año 2013, la Corporación de Fomento de la Producción (CORFO) lanzó “Nueva Ingeniería para el 2030”, concurso que busca apoyar financieramente a las escuelas de Ingeniería para que se conviertan en motores de innovación y emprendimiento de alto impacto en el devenir del país. La Universidad de Magallanes (UMAG) se sumó a la lista de instituciones estatales de Educación Superior que postularon proyectos, adjudicándose recientemente una iniciativa denominada “Capital humano para la innovación, emprendimiento tecnológico, energía y medio ambiente, con visión global–territorial y perspectiva de género”, por un monto total de 4 mil millones de pesos (M$4.000) a 6 años plazo.

La Facultad de Ingeniería de la UMAG tiene 200 estudiantes, por lo tanto, para cumplir con el requisito de reunir un mínimo de 1.500 para la adjudicación, el decano Dr. Claudio Gómez explicó que debieron buscar alianzas. Primero, con universidades estatales, pero como no se alcanzaba la cifra con aquellas dispuestas a postular, se activaron los contactos con la Universidad Autónoma de Chile, institución con la cual se llegó a 1.700 estudiantes. “Los recursos se distribuirán en un 60% para la UAutónoma, y un 40% para la UMAG, pese a que no tenemos el 40% de alumnos”, valora Gómez.

En qué se invertirá el dinero

Decano de Ingeniería, Dr. Claudio Gómez.

Los proyectos financiados por esta vía están dirigidos a fortalecer las Ingenierías Civiles. Sin embargo, el Dr. Gómez comenta que esta también es una oportunidad para trabajar por una formación más integrada entre todas las Ingenierías de la UMAG. “Se realizarán concursos internos, para priorizar productos a través de proyectos de los departamentos, en vez de repartir el dinero en forma equitativa, y así obligar a las unidades a presentar ideas de uso de los laboratorios”. De esta forma, los 6 espacios existentes, más el Centro de Estudio de Recursos Energéticos (CERE), recibirán una fuerte inversión en infraestructura e implementación, gracias a los $60 millones disponibles anualmente.

Los recursos también permitirán adecuar la formación regional con la tendencia nacional de reducir los 6 años de duración de las Ingenierías a 5 años y medio. “Sin embargo, vamos a estudiar sin duda bajar a 5”, agregó el académico. “Ingeniería 2030 nos reta a realizar una reforma curricular profunda, donde no sólo se disminuyan la cantidad de años, sino que también se piense en articular desde el nivel técnico hasta el postgrado. Ahora tenemos un Magíster Profesional en Energías Renovables y Eficiencia Energética, y con la UAutónoma podemos aumentar el claustro de profesores para poder acreditar, y crear otros nuevos”, anunció.

Otra parte de los dineros se invertirán en apoyo a la etapa estudiantil preuniversitaria, desde quinto básico a primero medio, a fin de “mostrarles que la ciencia, la matemática, la física, también son interesantes, y que tanto hombres como mujeres pueden estudiar Ingeniería, porque además queremos cerrar brechas de género”, afirma el decano. Entre segundo y cuarto medio, los y las estudiantes podrán seguir recibiendo apoyo, gracias a un proyecto de fortalecimiento con el Ministerio de Educación donde la Facultad también tiene recursos asignados. “La idea, primero, es ayudarles con los contenidos de la PAES, y también convalidar las asignaturas de matemática y física, en caso de que ingresen a estudiar estas carreras a la UMAG”, informó.

Transformando el ecosistema de Ingeniería

Satisfecho por el logro, el decano afirma que el proyecto Ingeniería 2030 viene a “cambiar el ecosistema de la Ingeniería, y nos reta a ver el ingeniero del futuro”. Como es lógico, no se trata sólo de inversión de recursos, sino también de cambios culturales en la organización.

Al igual que en otras universidades, Gómez afirma que “se trata de proyectos que generan tensiones, pero luego salen fortalecidas, porque son tensiones que te hacen crecer. De hecho, tuvimos un consejo ampliado para tratar la iniciativa, y lo único que tenemos claro es que tenemos que discutir, y que nos quedan tres años para tomar decisiones”, reflexionó. En cuanto a la perspectiva de género, también reconoce que se trata de un desafío importante, para el cual se cuenta con un consenso importante pues afirma que “todos queremos una mejor Universidad. Queremos superar el estigma de que en Ingeniería son todos hombres.

Por último, el Dr. Gómez informó que hoy se está “consolidando una renovación de docentes con mucho cuidado, porque para que todo funcione bien, tiene que ser una renovación cuidada”. También recordó que la Facultad tiene 60 años, y que “nació para responder a la demanda de la región en el desarrollo de la industria del petróleo. Ahora queremos estar en el centro de la revolución del hidrógeno verde, y seguir trabajando mano a mano con la empresa, como una fuerza viva en la región de Magallanes, una facultad vinculada con la región y atenta a sus problemas”, expresó.