Académico UMAG colabora con importante y pionera investigación antártica sobre algas

Investigación, Portada UMAG, noticias

El Dr. Nelso Navarro, realizando trabajo de campo en la Antártica.

Mucho se especula sobre los efectos que el aumento de la temperatura podría causar sobre la flora y fauna antártica. En un estudio realizado en especies de algas marinas de Isla Rey Jorge en el continente helado, un grupo de investigadores concluyó que algunas algas muestran suficiente resistencia fisiológica y metabólica para hacer frente a los aumentos de temperatura.

Así lo detalló el Dr. Nelso Navarro, investigador y académico del Laboratorio de Ecofisiología y Biotecnología de Algas de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Magallanes, (LEBA-UMAG), quien colaboró con esta importante investigación que sugiere que las algas intermareales antárticas pueden resistir el aumento de la temperatura superficial del mar producto del calentamiento global.

Según el estudio, la alta tolerancia a la temperatura de estas algas estaría basada en su maquinaria antioxidante, así como en la síntesis de proteínas de shock térmico (HSP del inglés Heat shock protein). Esta tolerancia permite que las algas antárticas puedan mantener su actividad fotosintética, proceso vital para la generación de energía y consecuentemente para mantener el crecimiento.

En palabras del Dr. Navarro, este trabajo es pionero, ya que presenta una visión holística considerando diferentes niveles de organización biológica (fisiológica, bioquímica y molecular) para explicar los posibles efectos de la temperatura sobre las poblaciones de algas de Antártica.

Las especies estudiadas fueron Monostroma hariotii, Adenocystis utricularis y Pyropia endiviifolia. “Utilizamos esas especies con el fin de abarcar los tres grandes grupos de algas: verdes, pardas y rojas, respectivamente”, precisó el académico, señalando además que, basados en este estudio y en otros, utilizando abordajes diferentes, algunas algas probablemente alterarán de manera ligera su distribución latitudinal y / o rango de tolerancia térmica, e incluso en algunos casos, podrían verse beneficiadas en su supervivencia con los aumentos de temperatura.

“Para poder armar el complicado puzle que nos impone el cambio climático y sus efectos en nuestro planeta, son necesarios este tipo de estudios interdisciplinarios”, concluyó el Dr. Navarro.

Esta investigación es fruto de un esfuerzo colaborativo entre investigadores de varias instituciones nacionales e internacionales con financiamiento del Instituto Antártico Chileno (INACH) y de la agencia ANID (proyectos Fondecyt y Fondap).

La investigación fue publicada en la revista Science of the Total Environment (Editorial Elsevier) y está alojada en el siguiente link: https://doi.org/10.1016/j.scitotenv.2020.140379

Estudiantes de Medicina fundan Academia Científica e inauguran trabajo con ciclo de charlas online

Boletín Normal, Facultad de Ciencias de la Salud, Investigación, Portada UMAG, noticias

A fines de junio, se constituyó, formalmente, como una organización sin fines de lucro en la región, la Academia Científica de Estudiantes de Medicina de la Universidad de Magallanes (ACEM UMAG), una iniciativa que venía siendo impulsada hace algunos años por el alumnado de la carrera, a fin de promover la investigación científica en el área con foco en el desarrollo de la salud y la ciencia desde el territorio austral.

El organismo estudiantil, cuenta, en la actualidad, con 99 miembros, encabezados por una directiva de 7 estudiantes de los distintos niveles de la carrera; y, al igual que otras academias científicas de Medicina de otros planteles del país, ya se encuentran adheridos a la Academia Nacional de Estudiantes de Medicina (ANACEM CHILE), formando parte activa de la red a través del Zonal Sur, junto a la Universidad de la Frontera y Universidad Mayor de Temuco; la Universidad San Sebastián de Puerto Montt; y la Universidad Austral de Valdivia (ver aquí carta de presentación preparada por la directiva).

Esquema del directorio ACEM UMAG conformado en junio de 2020.

Felipe Barraza Salas, presidente de ACEM UMAG, comentó que llevan poco más de un mes de trabajo, y su balance hasta la fecha, ha sido positivo, ya que, en medio de la emergencia sanitaria, han podido levantar una propuesta de actividades inicial que ha concitado el interés no sólo de la comunidad académica y médica a nivel regional, sino que también de la ciudadanía en general y profesionales de la salud de todo el país.

Se trata del ciclo de charlas online ACEM UMAG que partió el pasado jueves 23 de julio con la exposición “Magallanes: región de ciencia mundial” a cargo del médico y ex intendente, Jorge Flies Añón y que continuó así, cada semana y hasta la fecha, con conversatorios relacionados a ciencia y medicina, como las dos ponencias que siguieron a cargo de los médicos César Águila y Carolina Carmona, sobre importantes aspectos relacionados a sus especialidades: la pediatría y endocrinología, respectivamente. Éstas también se transmiten a través del Facebook Live de Acem Umag.

“Nuestros objetivos son promover la investigación científica en Medicina y siempre estar actualizándonos. Por ello, pretendemos trabajar con la comunidad, darnos a conocer, para fortalecer la carrera, la universidad y la región. Y queremos seguir incursionando en estos espacios virtuales que llegaron para quedarse porque hoy es la forma de interactuar aquí en la región y en todas partes”, remarcó el estudiante, precisando que ya son más de 350 las personas que se han conectado a las primeras tres charlas que han organizado y que siguen planificando para lo que queda de agosto.

De hecho, el próximo encuentro tendrá lugar este viernes 07 de agosto a las 19.00 horas de Magallanes (18.00 Chile continental), y versará acerca de “Emergencias en ambientes extremos”, una mirada desde la medicina de urgencias que compartirán los apodados Dr. Po y Dr. Ro, urgenciólogos creadores de “PorrosEM” sitio web a través del cual difunden la medicina de urgencias con humor (Link de inscripción: https://forms.gle/WLMcSuQ4GT3dSLKW6).

El alumno de quinto año también se refirió a las proyecciones de la Academia y la colaboración con las demás universidades que participan de ANACEM para la concreción de proyectos que favorezcan la formación de las y los futuros médicos de la región. En ese sentido, adelantó que se encuentran trabajando en la actualización del estatuto base por el cual se están rigiendo y que ya lograron gestiones –por ejemplo- con sus pares de la UFRO para participar en un curso en septiembre. Asimismo, sostuvo que, dado el éxito del ciclo de charlas, a futuro esperan organizar seminarios web o “webinars” que vayan en la línea de lo hecho hasta ahora para seguir convocando a la ciudadanía en torno a la ciencia.

En nombre de la directiva y la organización, Barraza agradeció el apoyo de las autoridades universitarias, los/as directivos/as de la Escuela de Medicina, sus investigadores/as y también las y los docentes clínicos que están ayudando a impulsar este proyecto universitario y a amplificar la convocatoria de las iniciativas que están realizando.

Charla inaugural a cargo del ex intendente Jorge Flies el pasado jueves 23 de julio.

Charla del Dr. César Águila titulada "La práctica de la medicina pediátrica en tiempos de pandemia" realizada el pasado martes 28 de julio.

Próximas charlas:

-Viernes 07 de agosto: “Emergencias en ambientes extremos” por Dr. Po y Dr. Ro, especialistas en Medicina de Urgencias. 19:00 horas (Magallanes)

- Martes 11 de agosto: “Covid en Magallanes, una mirada desde la infectología” por el Dr. Rodrigo Muñoz, especialista en Infectología. 19.00 horas (Magallanes)

- Viernes 14 de agosto: “Glucocorticoides” por el Dr. Zósimo Maravi, especialista en Reumatología. 21.30 horas (Magallanes).

- Jueves 20 de agosto: “Cómo hacer investigación” por el Dr. Jorge Sanhueza, Médico Veterinario. Dr. en Biología Molecular, encargado de Investigación de la Universidad Mayor, Sede Temuco. 19.30 horas (Magallanes).

- Lunes 24 de agosto “Fibromialgia”: Dr. Zósimo Maravi, especialista en Reumatología. 20.00 horas (Magallanes)

- Martes 25 de agosto: “Sistema endocannabinoide”, por el Dr. Víctor Orrego, Medicina General. Hora por confirmar.

Más información en el Instagram @acemumag

Con participación de la UMAG concluyeron mesas técnicas para la Estrategia Nacional de Hidrógeno Verde

Facultad de Ingeniería, Investigación, Portada UMAG, noticias

-La casa de estudios regional fue uno de los cinco planteles de educación superior que participó de esta iniciativa.

Esquema de desarrollo de la Estrategia Nacional de Hidrógeno Verde para Chile.

Entre junio y julio de este año se llevaron a cabo, de manera online, las cuatro mesas técnicas impulsadas por el Ministerio de Energía para levantar antecedentes que sirvan a la construcción de la Estrategia Nacional de Hidrógeno Verde, proceso que, de acuerdo al balance de la Universidad de Magallanes (UMAG) -una de las entidades participantes en la iniciativa-  acaba de concluir con éxito su trabajo centrado en las propuestas para el desarrollo de este tipo de energía limpia en nuestro país.

En la instancia de discusión, estuvieron presentes 66 de las principales empresas desarrolladoras de proyectos en torno al H2, así como también universidades, centros de investigación, asociaciones y empresas proveedoras que operan en Chile, y cuyos representantes discutieron temáticas fundamentales para el desarrollo integral de la industria del hidrógeno verde en el Chile. Es por ello, que cada una de ellas tuvo una composición diversa, siendo apoyadas por presentaciones de instituciones invitadas a exponer. Allí, se evaluaron las principales brechas para cada materia, se discutió la relevancia y priorización de cada una y se propusieron casi 700 acciones totales en respuesta.

A su vez, el Ministerio invitó a participar a diversas organizaciones que han manifestado interés público en desarrollar o participar en iniciativas de hidrógeno en Chile, incluyéndose, así, nuevos actores en el proceso a medida que manifestaron interés en participar demostrando un interés tangible en el desarrollo de este nuevo energético.

Parte de la Mesa de Fomento a la Producción, Uso y Exportación. Participación de académico e investigador Juan Carlos Moreno del Dpto. Ing. Química, Facultad de Ingeniería, UMAG.

Parte de la Mesa de Desarrollo Social y Territorial. Participación de la ingeniera e investigadora María Luisa Ojeda del CERE, Facultad de Ingeniería, UMAG.

La Universidad de Magallanes fue parte de las 4 mesas con profesionales del Centro de Estudios de los Recursos Energéticos (CERE) y la Facultad de Ingeniería, y además una de las 5 instituciones de educación superior presentes en la actividad, junto a la Pontificia Universidad Católica de Chile (PUC), Universidad de Santiago de Chile (USACH), Universidad Técnica Federico Santa María (UFSM) y la Universidad de Concepción (UdeC).

Según informaron desde el CERE, el análisis de brechas y posibles acciones fue el tema central de la discusión de las mesas de Fomento a la Producción, Uso y Exportación; Regulación y Normativa; y Transferencia de Conocimiento e Innovación. De esta forma, entre las brechas identificadas y priorizadas, se discutieron: asimetría en la información y falta de coordinación, incertidumbre en el sector privado sobre potenciales incentivos, falta de claridad en permisos necesarios para desarrollar pilotos, falta de sistemas de certificación, auditoría y monitoreo de normas, falta de capacidades técnicas para construir, operar y mantener equipo e instalaciones, falta de conocimiento en profesionales de las empresas para desarrollar negocios y evaluar proyectos, etc.

Respecto al trabajo de la mesa de Transferencia de Conocimiento e Innovación, el Dr. Humberto Vidal, director del CERE UMAG señaló que “fueron varias las ideas propuestas para acortar las brechas, algunas de ellas: incorporar centros de educación en el proceso de la Estrategia, incorporar planes de capacitación como ITL, pilotaje para empresas del sector, etc. Por mi parte, expuse como una posible solución, potenciar la atracción de capital humano avanzado desde el extranjero con experiencia comprobada en la cadena de valor del hidrógeno, y el desarrollo de proyectos que permitan seleccionar cuáles serían las tecnologías más eficientes, viables económicamente y seguras existentes en el mercado, que se aplicarían en el país, de acuerdo a la geografía local que corresponda y al punto de origen y destino”.

Parte de la Mesa de Regulación y Normativa. Participación de académico e investigador Juan Carlos Moreno del Dpto. Ing. Química, Facultad de Ingeniería, UMAG.

En tanto, Juan Carlos Moreno, académico del Departamento de Ingeniería Química, quien participó en las mesas de Fomento a la Producción, Uso y Exportación, y Regulación  y Normativa, comentó que “una de los principales temas planteados para dar solución  a las brechas con relación a la producción y usos del hidrógeno verde, fue el contar con proyectos pilotos demostrativos, que permitan visualizar tanto las bondades como los posibles problemas que pueda tener la producción de hidrógeno a partir de energías renovables, y la evaluación de tecnologías en un contexto territorial y mucha difusión a la comunidad”. Sobre los temas de regulaciones y normativa, dijo que “el desarrollo de guías que orienten los pasos a seguir es fundamental, porque si bien el Ministerio de Energía expuso que hoy en día se puede partir sin normativa específica, solicitando un permiso especial, esto se debe ir regulando en el tiempo, pero en plazos más breves de los que se están pensando por ahora, porque el desarrollo del hidrógeno ya partió en Chile”.

Finalmente, la profesional del CERE, María Luisa Ojeda, integrante de la mesa de Desarrollo Social y Territorial, remarcó que “esta mesa tuvo un contexto algo diferente de las anteriores, centrándose en las acciones necesarias para sensibilizar a la ciudadanía, y las oportunidades de desarrollo territorial”. En ese sentido, recalcó que “la seguridad, y el uso del agua en los procesos electroquímicos para producción de hidrógeno fueron los temas sensibles tratados en la mesa, donde se deben entregar mensajes claros a la comunidad, para lograr la aceptación social de los futuros proyectos, y en cuanto a las oportunidades de desarrollo de las localidades, se planteó el poder contar con instrumentos de planificación claros para minimizar los impactos en los territorios y potenciar políticas públicas que fomenten el empleo en las actividades de la cadena de valor del hidrógeno verde”.

El Ministerio de Energía, considera que los resultados de las mesas técnicas de la Estrategia Nacional de Hidrógeno Verde validaron gran parte del diagnóstico levantado por el Comité Interministerial, encargado de elaborar este documento. Además, se levantaron propuestas de acciones adicionales que podrán ser consideradas en el plan de acción a incluirse en este documento de planificación estratégica que espera listo durante el segundo semestre de este año, informó el equipo de la UMAG.

Investigadores buscarán los factores genéticos asociados a la gravedad de COVID-19 en la población chilena

Coronavirus, Investigación, Portada UMAG, noticias

-Se trata de una de las 63 iniciativas financiadas por la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo (ANID) para la ejecución de proyectos de investigación sobre el Coronavirus. Fue postulado por la Universidad de Chile en colaboración con el plantel magallánico y la Universidad Austral de Chile.

-En cada zona se estudiarán 800 genomas, lo que en Magallanes equivale a la mitad de los casos positivos a la fecha.

-La Dra. Yolanda Espinosa del CADI UMAG es la investigadora principal de la macrozona austral en este estudio que abarcará todo el país.

Universidades participantes del estudio en todo Chile.

“Estudio de la variación genética a nivel de genoma para la susceptibilidad y la gravedad de COVID-19 en la población chilena” es el nombre del estudio que, a finales de junio, el Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación, a través de la ANID, adjudicó a un equipo de investigadores a nivel nacional, quienes se propusieron este trabajo, a fin de dilucidar, desde el punto de vista genético y en las distintas zonas de nuestro país, qué factores inciden en el grado de severidad con que un paciente afronta esta enfermedad y cuán susceptible es frente a la infección.

El proyecto es liderado por el Dr. Ricardo Verdugo del Instituto de Ciencias Biomédicas de la Universidad de Chile, y en él participan investigadoras de la Universidad Austral de Chile, la Universidad de Antofagasta y la Universidad de Magallanes. En ésta última, está a la cabeza la Dra. en Ciencias Biológicas, Yolanda Espinosa Parrilla, profesora asociada de la Escuela de Medicina e investigadora del Centro Asistencial Docente y de Investigación (CADI), hoy a cargo de una de las cinco macrozonas de estudio que contempla la investigación: el territorio austral, para lo cual cuenta con el apoyo y colaboración de la estudiante de doctorado Daniela Zapata; así como de otros profesionales del CADI y del Hospital Clínico Magallanes.

“Todos sabemos la enorme diferencia en la severidad y la gran variedad de síntomas que presenta la enfermedad COVID-19. De hecho, una de las dificultades que estamos afrontando con esta enfermedad es que no sabemos cómo o en qué magnitud nos va a afectar de forma individual, si es que nos llegamos a contagiar, esto independientemente de la edad y/o de la existencia de enfermedades previas. Y ése es uno de los puntos más críticos que se está viendo en el tratamiento de COVID-19”, argumenta la genetista para dar cuenta, a renglón seguido, lo clave que resulta este estudio, que también es parte de una iniciativa científica internacional más global denominada Host Genetic o Covid-19 hg, cuyo objetivo es buscar la respuesta a qué es lo que hace o qué aporta nuestra genética para que exista una gran diferencia, tanto en la gravedad como en los síntomas presentes en cada individuo.

En este contexto, explica que “lo que el proyecto trata de ver es qué factores genéticos están precisamente subyaciendo a esa susceptibilidad de tener una enfermedad más grave, es decir, responder a porqué algunas personas, son asintomáticas y tienen cuadros leves, y otras padecen cuadros muy graves que pueden llegar a un afectación pulmonar severa -que sabemos es una de las causas más frecuentes de mortalidad- o por qué, independientemente, de la gravedad de la enfermedad, hay individuos que presentan afectaciones cerebrales tales como delirios o pérdidas de memoria. En definitiva, es ver cuáles son los factores genéticos que están bajo esa presentación diferente en la gravedad y sintomatología de la enfermedad. A partir de estudios genéticos ya sabemos, por ejemplo, que el grupo sanguíneo A esta asociado a un 50% más de riesgo a necesitar de apoyo de un respirador, mientras que el grupo 0 confiere un cierto efecto protector”.

Como base para este planteamiento, la Dra. Espinosa sostiene que todas las personas somos un 99,9% iguales en nuestra composición genética y una parte de ese 0,1% que nos diferencia sería clave para definir la severidad con que nos enfermamos de COVID-19 y, por ende, la razón principal para proponer el estudio del genoma de quienes la han padecido para ayudar a predecir futuros escenarios. Sólo en términos estadísticos, el 80% de los casos se enferma de forma leve o moderada, el 20% requiere ingreso hospitalario, y dentro de estos, el 5% requiere cuidados intensivos e incluso algunos mueren.

¿Cómo se hará? La investigadora de la UMAG señala que para extraer una muestra representativa de la heterogeneidad en la composición genética que caracteriza a la población chilena, debido a las diferencias en sus componentes ancestrales y a las recientes inmigraciones de otras regiones de América Latina y Europa, se analizarán, en el período de un año, los genomas de 4 mil personas que han resultado positivas para COVID-19 de norte a sur de Chile (800 en cada macrozona) así como su afectación clínica a través de encuestas. “Esto nos permitirá –acotó- conocer su genética y el grado de severidad con que cursó la enfermedad y posteriormente, encausar las acciones de resguardo, estratificando a la población según riesgo e identificando potenciales objetivos terapéuticos, tanto para esta como para otras enfermedades virales”.

Yolanda Espinosa, investigadora del CADI UMAG y Daniela Zapata, estudiante de doctorado, participan en la ejecución del proyecto a nivel de macrozona austral.

Estudio del genoma

Técnicamente, hablar de un análisis de genoma refiere al concepto de genotipación o genotipificación, como explica la investigadora. Y este consiste en “analizar todo el genoma y ver los marcadores (mutaciones genéticas) que nos diferencian de forma individual del resto de individuos en una población”. “Esa diferencia –añade- que es menos del 1% de nuestro ADN, puede estar formada, en pequeña medida, por mutaciones que son la causa de enfermedades severas pero, en la mayoria de los casos, son cambios en el ADN que son totalmente inocuos o no nos causan enfermedad directamente, pero pueden determinar respuestas diferentes, por ejemplo, en el caso de COVID-19, la respuesta defensiva de nuestro organismo ante el ataque de un virus, o puede hacer que algunos receptores, las puertas de entrada para el virus, sean diferentes entre personas, es decir, puede hacer que un individuo tenga una “llave” que abra mucho más las puertas a la entrada del virus que en otro individuo. Estas son los tipos de cosas que nosotros vamos a ver”.

Gracias a las alianzas internacionales este proceso de genotipificación correrá por cuenta de dos centros extranjeros: The Broad Institute of MIT and Harvard, de Estados Unidos, y el Institute for Molecular Medicine Finland (FIMM) de la Universidad de Helsinki, Finlandia. “Ellos aportan la genotipificación, es decir, van a mirar todos esos marcadores del genoma y nos entregarán la información, que será de libre acceso, para poder analizarla nosotros”, indica la doctora, haciendo hincapié en que se trata de un aporte económico significativo al proyecto, además de los 90 millones que aporta ANID.

Lo que sigue son los análisis estadísticos de estos marcadores que se van a hacer en Chile “y que nos van a aportar información sobre si algunos de ellos son importantes para determinar la gravedad de la enfermedad, si hay grupos de individuos con mayor riesgo genético que, por ejemplo, presenten más probabilidades de tener una enfermedad grave o de ser o no asintomáticos”, puntualizó Espinosa. También permitirá observar si estos factores tienen relación con la ancestralidad u origen de las poblaciones, es decir si alguna de las poblaciones originarias de Chile presenta un riesgo diferente al resto. “Es por ello que es imporante realizar este tipo de estudios genéticos aquí en Chile, hacerlo a lo largo de todo el país e incluir la mayora variedad étnica y el mayor número de individuos posible” señala la investigadora.

Trabajo de Laboratorio en el CADI UMAG. Investigadora Daniela Zapata lleva a cabo proceso de diagnóstico COVID-19.

Metodología

Un punto en el que se detiene la Dra. Yolanda Espinosa es en el de la metodología. Advierte que será un tema complejo de abordar porque recogerá nuevamente a una parte importante de la población que ha sido diagnosticada con COVID-19. En Magallanes, a la fecha, van 1.600 casos positivos, y, de ellos, necesitan contar con 800 para el estudio, es decir, la mitad. En ese sentido, en estos momentos se estan solicitando los permisos pertinentes pero ya se está pensando en hacer un llamado a participar a quienes padecieron coronavirus en Magallanes y estén interesados e interesadas en ser parte de este estudio, contactándose con el equipo científico al correo electrónico covid19-info@chilegenomico.cl. “Todo el procedimiento será confidencial y los datos se anonimizarán”, resaltó, agregando que “nos interesa tener pacientes de los dos extremos, asintomáticos (porque eso podría significar que genéticamente tiene predisposición a no tener gravedad en los síntomas, lo cual es muy interesante) y sintomáticos (pacientes que han cursado COVID-19 con gravedad, sobre todo si no padecían una enfermedad previa porque significa lo contrario, que su genética lo ha predispuesto a presentar gravedad)”. El proyecto debería acabar en junio de 2021 según los plazos establecidos en la convocatoria de la ANID.

“Estamos contentas de formar parte de este proyecto porque ayuda a situar a la Universidad y al CADI como un centro de investigación biomédica de relevancia a nivel nacional. Son cinco macrozonas y la macrozona austral la representamos nosotros posicionando a la UMAG como partícipe activa de investigaciones de importancia nacional e internacional. Además, vamos a formar parte de este consorcio mundial que estudia la genética del ser humano en relación a la infección causada por el virus SARS-Cov-2, causante de COVID-19, un consorcio creado con el espíritu de compartir datos y resultados de forma abierta para la totalidad de la comunidad científica mundial”, concluyó la Dra. Espinosa.

UMAG y Corporación Universitaria China se unen para promover la investigación antártica

Boletín Normal, Investigación, Portada UMAG, noticias

-Junto al consorcio del país asiático, conformado por más de 30 instituciones de educación superior, el plantel regional podrá desarrollar actividades que estimulen las instancias científicas conjuntas y la movilidad de estudiantes interesados/as en el estudio polar.

Comitiva UMAG conformada por su director de Relaciones Internacionales, Dr. Christian Formoso y el director del CEBIMA del CADI UMAG, Dr. Nibaldo Inestrosa en la Embajada de la República Popular China en octubre de 2019.

Recientemente, la Universidad de Magallanes (UMAG) y la Corporación Universitaria China para la Investigación Polar, oficializaron el convenio de colaboración que estaban trabajando y que acordaron llevar adelante a fin de promover la cooperación entre ambos países en materia de investigación antártica y educación de alcance.

Después de varios acercamientos e interacciones de científicos chinos con investigadores antárticos de la UMAG, la iniciativa comenzó a delinearse, en 2019, tras la visita del director de Relaciones Internacionales de la casa de estudios. Dr. Christian Formoso a la Embajada de la República Popular China en Chile, en octubre, cita a la que fue acompañado por el director del Centro de Excelencia de Biomedicina de Magallanes (CEBIMA), Nibaldo Inestrosa. Ahí fueron recibidos por Yang Changqing, agregada cultural de la Embajada y el Dr. Jie Zhang, director de Asuntos Antárticos de la institución diplomática.

Desde ese entonces, ambos equipos trabajaron en los lineamientos del acuerdo que se acaba de materializar, y que será coordinado por el Dr. Juan Carlos Aravena, director del Centro de Investigación GAIA Antártica (CIGA) por parte de la UMAG; y por los doctores Xiao Cheng y Lu Zhibo, co-secretarios de la Corporación Universitaria China para la Investigación Polar, por la contraparte china.

La alianza establecida considera importantes actividades conjuntas, entre las que se cuentan:

-La promoción de un Programa Antártico Tripolar de Medio Ambiente y Cambio Climático, que apunta a la participación académicos e investigadores UMAG en el plan científico internacional “Medio Ambiente Tripolar y Cambio Climático” iniciado por China (Universidad de Sun Yat-Sen), para llevar a cabo un estudio de contraste sinérgico de los Polos Norte y Sur, la Meseta Tibetana y la Patagonia.

-La organización de un Crucero Conjunto Científico y de Investigación, con el fin de profundizar y normalizar la investigación conjunta Antártica chino-chilena, bajo la dirección de la Administración China del Ártico y la Antártica.

-El establecimiento de un Centro Internacional de laboratorios conjuntos, que involucrará a la Estación Nacional de la Gran Muralla China, la Universidad de Sun Yat-sen, la Universidad de Tongji y la Universidad de Magallanes.

-La promoción de un Programa de intercambio de datos de observación del espacio polar, que involucra la cooperación en materia de tecnología de observación por satélite, y el intercambio de recursos de teledetección por satélite entre China y Chile, la Universidad Sun Yat-Sen y la UMAG.

-La promoción de un Programa de Intercambio de jóvenes científicos, inicialmente, entre la Universidad de Tongji y la Universidad de Magallanes, que consiste en que jóvenes científicos chinos y chilenos trabajen en la estación de la Gran Muralla China e instalaciones chilenas en la Península Antártica.

-La promoción de un programa científico de investigación polar del Futuro U20, para incentivar a los estudiantes secundarios y de pregrado menores de 20 años de ambos países, en el desarrollo conjunto de cursos STEM, campamentos de verano, campamentos de invierno y otras actividades que apunten a formar a la próxima generación de científicos polares con visión internacional.

La UMAG además ofrecerá a las y los estudiantes chinos la posibilidad de participar en cursos de verano y/o invierno en el Centro Subantártico Cabo de Hornos en la Isla Navarino, así como también en sus tres programas de postgrado únicos en Chile: Magíster en Ciencias Antárticas con mención Glaciología, Magíster en Ciencias Mención en Manejo y Conservación de Recursos Naturales en Ambientes Subantárticos y Doctorado en Ciencias Antárticas y Subantárticas, los que estarán abiertos, además, para la colaboración de los/as académicos/as chinos/as.

El coordinador institucional del convenio y director del CIGA UMAG, Juan Carlos Aravena, informó que la primera actividad conjunta será la realización de un seminario web durante el mes de agosto, donde investigadores antárticos de ambas partes expondrán sus trabajos, instancia que permitirá comenzar a explorar los temas de interés común para futuras investigaciones conjuntas a nivel polar.

Inauguración de la Corporación de Investigación Universitaria Polar China (UCPR) el 22 de abril del 2018.