Con un 56,2% de los votos, José Maripani fue electo rector de la Universidad de Magallanes

Facultad de Ciencias, Facultad de Ciencias Económicas y Jurídicas, Facultad de Ciencias de la Salud, Facultad de Educación y Ciencias Sociales, Facultad de Ingeniería, Investigación, Portada UMAG, noticias

-El académico asumirá en agosto el máximo cargo de la casa de estudios, desafío para el cual comprometió mecanismos de mayor participación y democracia al interior del plantel estatal.

- Tras confirmarse los resultados, remarcó,  en sus declaraciones que “en lo que tenemos que pensar ahora es en la unidad de la Universidad, en cómo ésta se proyecta en el tiempo y, sobre todo cómo podemos, bajo esta perspectiva, pensar en lo más importante, que son nuestros estudiantes”.

José Maripani, rector electo (al centro) junto a su equipo de gestión (de izquierda a derecha): Freddy Cabezas, vicerrector de Administración y Finanzas; Mariela Alarcón, prorrectora; Melissa Flores, vicerrectora de Vinculación con el Medio; Anahí Cárcamo, vicerrectora académica; Anggie Flies, secretaria de la Universidad y; Claudia Estrada, vicerrectora de Investigación y Postgrado.

En una jornada que se extendió durante 8 horas ininterrumpidas, este jueves 23 de junio, 208 de 240  académicos y académicas de la institución de educación superior habilitados para sufragar, eligieron a José Maripani Maripani, como el nuevo rector de la Universidad de Magallanes (UMAG) para el período 2022-2026. De esta forma, el candidato, se impuso con 117 votos ante sus contendoras María Soledad Astorga (55) y Margarita Makuc (33), obteniendo el 56,25% de las preferencias.

“La verdad es que éste es un gran triunfo de la Universidad y de todos los miembros de la comunidad universitaria por cuanto ha sido un trabajo y una actividad democrática, y eso realmente nos alegra muchísimo. También sentimos cercana a la comunidad regional que se ha interesado en su Universidad, lo que nos parece muy importante y, por tanto, es uno de los temas en los que tenemos que avanzar, en cómo, esta Universidad, es la Universidad de todas y todos los magallánicos”, manifestó el rector electo apenas el conteo definió el resultado favorable a su candidatura.

Los comicios, que tuvieron lugar en el edificio de Rectoría “Roberto Bravo Navarro” se desarrollaron con absoluta normalidad, alcanzado un nivel de participación del 86,31% del universo de votantes. Al respecto, la presidenta del Comité Electoral, María Cristina Furrianca, valoró el alcance que tuvo esta elección en la comunidad académica y lo catalogó como “un porcentaje histórico”, dado que no se había logrado, en instancias anteriores, cifras parecidas de representación. Además, aplaudió que haya un sido un proceso en el que también se involucrara el estamento de las y los funcionarios no académicos, participando de diversos espacios de diálogo y comunicación con las y los aspirantes a la Rectoría.

Momento del conteo de votos en la mesa instalada en el edificio de Rectoría.

Desafíos inmediatos

Entre los agradecimientos y sensaciones que declaró el rector electo en sus primeras palabras a los medios locales, destacó no sólo la mirada de futuro de la UMAG, sino que la necesidad de alcanzar mayores niveles de participación de la comunidad en el quehacer del gobierno universitario. Sin lugar a dudas son muchas las personas que participaron para construir un programa que nos trate de representar a todos y creo que tenemos que seguir construyendo y avanzando en un sistema que sea lo más representativo de cada uno de los miembros de esta comunidad”, expresó.

En ese sentido, remarcó que “en lo que tenemos que pensar ahora es en la unidad de la Universidad, en cómo nuestra Universidad se proyecta en el tiempo y cómo podemos, bajo esta perspectiva pensar en lo más importante que son nuestros estudiantes. Qué hacemos para que nuestros estudiantes tengan una mejor formación para que se sientan orgullosos de su Universidad”. Así, más adelante, celebró el proceso de organización estudiantil, afirmando que “es muy relevante su participación, sabemos que están en etapa de constituir Federación,  y queremos invitarlos a que sigan en esta senda de la democracia”.

Otro de los desafíos a corto plazo, será, igualmente, el tema financiero. “Es un año que termina y los años que terminan necesitan recursos, así que hay que pensar cómo se obtienen recursos para cerrar el año. Se acerca una Ley de Presupuestos y queremos las universidades de zonas extremas estén presentes en esa Ley de Presupuestos tal vez con alguna glosa especial así que creo yo eso son temas muy relevantes para nosotros como Universidad”, puntualizó.

En cuanto a los programas rectorales de las candidatas Astorga y Makuc, la nueva autoridad universitaria (a partir de agosto), aseguró que tomará las buenas ideas de ambas candidaturas y las incorporará dentro de sus propuestas para los próximos cuatro años.

Revisa, a continuación, la siguiente galería de fotos del día de votaciones:

Universidad de Magallanes implementa primer Laboratorio de Geocronología de Chile y Sudamérica

Investigación, Portada UMAG, noticias

-El moderno equipamiento permitirá a la comunidad científica nacional e internacional y a diversas instituciones locales, procesar muestras para el análisis de radio carbono o carbono 14, y así contribuir a estudios biológicos, arqueológicos y de muchas otras disciplinas que buscan conocer la edad de diversos componentes del sistema terrestre.

El Dr. Ricardo De Pol Holz explica los alcances de este Laboratorio pionero en Chile y América del Sur al rector Juan Oyarzo.

El carbono 14, es un isótopo radiactivo presente en la Atmósfera terrestre. A nivel científico, es un elemento clave para datar objetos antiguos, porque, según afirma el especialista en el estudio de esta línea de investigación, el Dr. Ricardo de Pol Holz del Centro de Investigación GAIA Antártica de la Universidad de Magallanes (CIGA), su análisis, permite conocer la edad de muchos componentes del sistema terrestre, lo que, a la postre, se convierte en un insumo relevante para asomarse al pasado y determinar el tiempo de muchas cosas, como un alimento, el hueso de un animal, un árbol, etc.

En la actualidad, el acceso de las y los investigadores a estas mediciones, comenta De Pol Holz, se limitaba a centros del extranjero, como Estados Unidos y Europa, lo que, debido a la burocracia en los envíos de las muestras ambientales –generada, habitualmente, por el requerimiento de diversas autorizaciones- aumentaba en demasía los tiempos de espera (alrededor de 5 o 6 meses) y, con ello, la extensión en los trabajos de investigación para poder obtener finalmente el resultado de dichas dataciones.

Por ello y en virtud de la importancia que tiene este método desde el punto de vista arqueológico y las disciplinas que estudian el clima y los ecosistemas del pasado, sobre todo en Magallanes, en el transcurso de los últimos tres años, la casa de estudios, gracias a fondos del Ministerio de Educación (Mineduc), logró impulsar e implementar el primer Laboratorio de Geocronología de Chile y Sudamérica, un espacio instalado en Punta Arenas en las dependencias del CIGA UMAG en las calles 21 de Mayo con Bellavista y que está dotado de moderno equipamiento de factura suiza, el que arribó en 2020 a la región, pero que, producto de la pandemia, no pudo ser colocado hasta este 2022.

“Para nosotros era muy importante tener infraestructura de laboratorio de primer nivel en este ámbito, porque no solamente va a permitir asociarnos a nivel investigativo con otros centros y científicos, sino que también será una unidad de prestación de servicios que también va a acaparar recursos que son cada día más escasos para mantener alumnos de doctorado y otros alumnos de pre y postgrado que requiere una Universidad de alta complejidad como es la UMAG en este minuto”, señaló el Dr. De Pol Holz en su calidad de director de este nuevo laboratorio, afirmando que ya hay instituciones y organizaciones científicas “altamente interesadas” en mandar sus muestras y comenzar a trabajar. “Nos encontramos en la última etapa de instalación y esperamos la próxima semana iniciar el funcionamiento”, añadió.

Para conocer los alcances de esta iniciativa y, asimismo, observar la implementación de la nueva infraestructura científica habilitada, el rector Juan Oyarzo visitó las dependencias del recinto situado en el sector centro-sur de la ciudad. Al respecto, manifestó que, este laboratorio, “realmente es una joya, y va a ser muy importante y relevante para la región y el país tener acá un equipamiento de carbono 14 para medir las edades de todos los productos que señalaba Ricardo (De Pol Holz). Es una cosa realmente muy importante y muy relevante en lo que es el desarrollo de nuestro territorio, porque vamos a tener un equipamiento que va a servir para la investigación y para la docencia, por lo tanto va a cumplir con todos los objetivos que puede tener un avance de este nivel”.

Esto último, fue  especialmente refrendado por el investigador del CIGA, ya que aseguró que, además de los estudiantes de postgrado de la Universidad, “todos los alumnos de las carreras científicas ahora podrán tener un lugar extra donde realizar tesis, proyectos, y distintos trabajos”. De esta manera, informó que, actualmente, están colaborando con él alumnas de la carrera de Ingeniería Comercial quienes se encuentran desarrollando una unidad de investigación en cuanto al modelo de negocios que puede establecer un laboratorio de este tipo. “Es un insumo de mucho valor para nosotros y esto les abre a ellas otro prisma, otro campo donde investigar”, destacó.

Carbono 14: un “verdadero trazador”

Pero ¿qué implicancias, más allá de la datación, tiene estudiar el carbono 14? Ricardo de Pol Holz explica que se trata de un “verdadero trazador”. “Es como un colorante que tiene el sistema terrestre que a mí me permite seguir el transcurso y las vías que tiene el carbono de entrar en distintos componentes del sistema terrestre”. En palabras simples dice “me permite conocer, por ejemplo, cuánto carbono está saliendo del océano hacia la Atmósfera como un valor global y eso tiene sentido en virtud del cambio climático del que estamos siendo testigos”.

Llevándolo al plano más local, De Pol Holz resalta, entonces, el potencial que tendrá este laboratorio: “Tenemos esta posición geográfica tan privilegiada porque somos una verdadera antena que estamos metidos en el Océano Austral al lado de la Antártica y no hay ninguna otra masa continental alrededor, por lo tanto, captamos esa señal y vamos a poder medirla en este lugar y entregar ese tipo de respuestas, o sea, las expectativas que hay de los resultados que tenga este laboratorio son de interés global, no solamente regional”, concluyó.

Tesista vivió experiencia antártica para estudiar los hábitos de nidificación del petrel gigante del sur

Facultad de Ciencias, Investigación, Portada UMAG, noticias

-En el reciente verano austral, la futura bióloga marina, Cristina Hernández Veli, pudo cumplir una extensa estadía de investigación gracias al INACH y el Programa de Áreas Marinas Protegidas, en la zona de Punta Armonía, Isla Nelson, donde además de petreles, nidifican aves marinas como pingüinos y golondrinas de mar, entre otras especies.


“A mí me encanta el tema de los petreles y uno se enamora de los temas de tesis…”, confiesa Cristina Hernández, previo a relatar su primera experiencia antártica como estudiante de último año de Biología Marina. Comenta que su idea inicial, siempre fue trabajar con el Dr. Lucas Krüger del Instituto Antártico Chileno (INACH) por su especialización en ecología marina, aunque todavía, personalmente, no tuviera del todo claro cuál sería su objeto de estudio.

En este contexto, postuló a un cupo para optar a una tesis de pregrado junto al científico y fue aceptada, iniciando este trabajo durante 2020. De esta forma, y gracias al financiamiento del INACH, pudo avanzar incorporándose a los temas de estudio de su tutor y tomar, así, en el marco de un proyecto Fondecyt de Iniciación del Dr. Krüger, la investigación sobre el petrel gigante del sur (cuyo nombre científico es Macronectes giganteus), una de las aves marinas de más amplia distribución antártica y subantártica.

Desde entonces, Cristina se concentró en estudiar, a través de los datos proporcionados por su director de tesis correspondientes al verano austral 2018-2019, los hábitos de nidificación de esta especie en la localidad de Punta Armonía, el extremo occidental de la isla Nelson, en las islas Shetland del Sur, enfocándose en el nivel de incidencia que pudieran tener los factores bióticos y abióticos del ambiente, en las colonias reproductivas de dicho lugar.

Viaje al extremo

“…Y el 2021 me llegó la oportunidad de viajar a la Antártica”, continúa la estudiante, quien admite que vio el viaje como una ocasión única de reafirmar sus aprendizajes en terreno y conocer “in situ” el comportamiento reproductivo del petrel gigante del sur. “Nos fuimos en diciembre de ese año y nos sacaron de la isla como el 28 de enero del año siguiente. En total, estuvimos 57 días en un campamento financiado por INACH y el programa de Áreas Marinas Protegidas, utilizando energía solar, eólica, y combustibles para obtener electricidad, además de comer alimentos liofilizados y filtrar agua extraída de vertientes o del glaciar para que sea potable”, añade.

Cristina junto a su tutor de tesis y director de la expedición, Dr. Lucas Kruger, del INACH.

El equipo estaba compuesto por ella, el coordinador Dr. Lucas Krüger, y además otras dos tesistas de postgrado, Julia Finger, de Brasil y; Solenne Belle, de Francia, y, en conjunto, se organizaron para ejecutar el siguiente trabajo: colocar GPS y cámaras en petreles gigantes del sur y pingüinos barbijo, instalar cámaras trampa en colonias de pingüinos y petreles para el monitoreo de los animales a lo largo del año, y hacer vuelos de dron sobre las colonias que permitan, luego, hacer censos de los nidos de pingüinos barbijo.

¿Cómo fue estar cerca de las colonias y el proceso de monitoreo de estas aves?

“Nosotros lo primero que hicimos fue ponerle GPS a todos los petreles que pudimos, es decir, a los que podíamos capturar; ese era el procedimiento inicial. En ese acto, sacábamos al huevo del nido y por mientras lo metíamos a una especie de incubadora. Previo a esto y a la instalación, observábamos la actitud del animal que estaba en el nido para poder agarrarlo. Dejábamos un autito a control remoto frente del petrel y con una cámara GoPro observábamos después la actitud que tienen ellos frente a las amenazas en los nidos, cómo actúan, si tienen curiosidad por objetos raros. Después de un minuto, volvía el autito, iba alguien, sacaba el huevo, llegaba mi profesor, agarraba al ave por el pico, le pasaba una pulsera de género a los ojos, y procedíamos a medir el tarso, el pico, algunas veces se tomaba el iris del ojo para poder para identificarlo -porque los petreles tienen su propio patrón genético de gris de ojo- y marcar la ubicación del nido que se anotaba en la libreta en relación a la colonia y el número del nido.

Se medía también el plumaje, para ver en qué fase estaba el ave. También se les ponía anillos a las hembras y a los machos y GPS con cámara incorporada. Pero decir que las cámaras no tuvieron éxito porque la posición que tiene el petrel es como un ganso, está como siempre reposando en el agua, con el cuello arriba, con la cabeza arriba y no se alcanza a ver bien lo que pasa con la cámara. Pero el GPS sí almacenó datos, y esos datos los tenemos y los estamos analizando”.

La estudiante tesista en trabajo de monitoreo de nidos de petreles gigantes del sur.

¿Qué te llamó la atención de todo lo que pudiste ver?

“Que  sí existe el canibalismo, porque lo pude ver. Al frente de nuestro campamento había una colonia y los padres eran muy inexpertos -lo sacamos por deducción-, porque cuando nosotros llegamos, hicimos el estudio de todas las parejas reproductivas que estaban allí establecidas ocurrió que, en una pareja en particular, el macho era muy cobarde, no tenía ese temperamento que caracteriza a la especie. La hembra era buena mamá, pero resulta que el pichón tenía una o dos semanas y lo dejaron solo. Era un día lluvioso, muy lluvioso. Era el primer pichón de la temporada que dejaban solo los padres y eso no se hace hasta que pasa un mes al menos, para que otras aves no puedan comérselo ni hostigarlo.  Y este pichoncito era tan pequeñito que una escúa lo sacó del nido y estaba todo mojado, ya no estaba en buenas condiciones porque había estado sólo todo el día y sin alimento, entonces terminó siendo devorado por otros petreles gigantes, pero que no eran sus padres.

Y otro hecho que también me impactó es que se supone que estas aves tienen solo un huevo por pareja, y nosotros vimos dos casos en donde había dos parejas de distintas colonias de la localidad que una tenía dos pichones y otra tenía dos huevos. Y eso es muy raro”.

¿Y de los antecedentes que ya han podido recabar mediante el rastreo?

“Lo más impactante para mí fue que dos hembras y un macho llegaron en un día, o como máximo dos días a alimentarse al frente de Porvenir donde están los barcos de pesquería. Imagínate cruzar todo el paso Drake volando sin parar, planeando, siguiendo talvez buques de pesca o incluso volando más rápido que un buque con las condiciones climáticas adversas que hay en la Antártica.

Los petreles gigantes del sur son aves pelágicas, es decir, se alimentan en mar abierto en período no reproductivo, pero ahora nos dimos cuenta, por estos antecedentes que recolectamos, que sí están alimentándose en períodos reproductivos pelágicamente también, así que eso cambia gran parte de la historia.

La calidad del alimento igual puede influir, porque si bien tienen disponibilidad de alimento, quizás para ellos es mucho mejor darles a los pichones desechos pesqueros”.

Ejemplar de petrel gigante del sur (Macronectes giganteus) en Punta Armonía, Isla Nelson, Antártica.

“Quiero ser ornitóloga”

Para Cristina, en Magallanes faltan investigadores y profesionales que se dediquen a la Ornitología, que es la rama de la zoología que estudia las aves. Esto, la incentivó a querer ser en un futuro cercano, ornitóloga.

“Falta mucho, sobre todo aquí en la región. Conozco a uno o dos ornitólogos, y que más que en el tema científico, trabajan en gestiones ambientales. Mi objetivo es dedicarme a la ciencia como tal, a la ciencia de la ornitología, así que más adelante espero hacer un postgrado en conservación o en vertebrados, ahí tengo que ver”, sostiene la alumna tesista.

El jefe de la carrera de Biología Marina, Dr. Cristian Aldea, celebró la motivación de Cristina de seguir esta línea de estudio, toda vez que es una temática que, su juicio, a nivel institucional, no ha sido lo suficientemente abordada en el último tiempo. “Dentro de lo que es la biota marina, flora y fauna marina, la Universidad igual tiene una línea fuerte de desarrollo marcada, están las algas, está el fondo marino y también el área de mamíferos marinos. En ese sentido, las aves igual quedan un poco relegadas porque no hay ornitólogos que se estén directamente dedicando a eso, menos a asuntos de comportamiento, por lo tanto igual Cristina está llenando un vacío que hay dentro de la Universidad en la parte de investigación. Espero que ella pueda continuar su carrera de investigadora y, en ese sentido, la animo que siga estudiando la ornitología de las aves antárticas y subantárticas”, manifestó.

Exhiben por primera vez a “Fiona” la ictiosauria que fue excavada desde un glaciar en la Patagonia Chilena

Investigación, Portada UMAG, noticias

-El fósil se encuentra en el Museo de Historia Natural de Río Seco, en Punta Arenas, y ahora será preparado para el trabajo científico que permitirá estudiar detalles sobre su forma de vida, su especie y sus enfermedades, entre otros.

-La paleontóloga e investigadora de la Universidad de Magallanes (UMAG) Judith Pardo es quien lidera el proyecto científico.


Por primera vez fue presentado en público el fósil de “Fiona”, la ictiosauria que fue extraída desde el Glaciar Tyndall, Región de Magallanes, en plena Patagonia Chilena, tras una campaña científica que se desarrolló entre marzo y abril de este año.

En el Museo de Historia Natural de Río Seco, en Punta Arenas, está el ejemplar fósil, contenido en rocas que ahora comenzarán a ser removidas para que la paleontóloga de la Universidad de Magallanes (UMAG), Judith Pardo, y su equipo, comiencen con la investigación científica que permitirá indagar detalles sobre “Fiona”, como su especie, forma de vida, enfermedades, entre otros. Y también, analizar a los dos embriones que están en su cuerpo y determinar si hay más.

“Fiona” es el primer ictiosaurio completo excavado en Chile, y es la única hembra preñada de edad Valanginiana – Hauteriviana (que tiene entre 129 y 139 millones de años del Cretácico temprano) registrada y extraída en el planeta (lee el reportaje completo del hito de la excavación aquí).

El contexto

En la antesala a la exhibición de “Fiona” en el Museo, la investigadora del Centro de Investigación GAIA Antártica (CIGA UMAG), expuso, antes las autoridades, representantes de distintas organizaciones y público en general que asistió a la instancia, el largo recorrido científico para desenterrar finalmente a la ejemplar que descubrió en una de sus tantas expediciones hace poco más de una década.

Allí, la paleontóloga y ex alumna de la UMAG, detalló aspectos de la localidad fosilífera del Tyndall que, hasta el día de hoy, conserva casi un 100 especímenes revelados tras el retroceso del glaciar; de la anatomía y forma de vida de estos reptiles marinos que quedaron sepultados posiblemente a causa de los derrumbes y avalanchas producidas por los fenómenos geológicos de aquella época; y de la crucial colaboración internacional que tuvo propiciar para su excavación, posibilitando, hoy, un estudio más acabado de los ictiosaurios en edad cretácica.

De igual forma, se refirió al origen del nombre “Fiona”, el cual proviene de la conocida protagonista de la película animada “Shrek”. Según explicó Pardo,  fue bautizada así por el color verde que tomó el fósil después de aplicarle el consolidante previo a su excavación. “Habían vegetales, musgos y también algunos líquenes que estaban dentro del esqueleto después de haber pasado tanto tiempo expuesta, de que el glaciar se retrocedió, y eso nos se veía externamente, pero al poner esta sustancia eso subió y la dejó verde, pero después que se limpia vuelve a su color normal”, puntualizó. Tampoco dejó fuera, en esta presentación, el relato de la experiencia y las complejidades extremas que debieron sortear para cumplir con el trabajo de campo, el que incluso incluyó mordeduras de roedores.

Por otro lado, hizo hincapié en la importancia de invertir en ciencia a la luz de estos resultados: “Es fundamental contar con el apoyo del Gobierno del Chile y Regional. Estos son buenos resultados y da cuenta de lo que tenemos y poder acercarla a la comunidad, porque no es solamente para la ciencia, los investigadores, esto es de la comunidad, esto tiene que quedar en Magallanes, es de todos y la gente tiene que tener el derecho a poder verlo y conocerlo y así poder apropiarse de esto y desarrollar una identidad científica, paleontólógica para Magallanes y el país”, enfatizó.

Exhibición

En uno de los galpones del lugar, estaba a la espera “Fiona” para ser destapada y vista por quienes querían conocerla. Cuando apareció la paleontóloga, se descubrió, comenzando a explicar la anatomía de esta ejemplar y, sobre todo, sus embriones. En evidencia quedó entonces la gruesa roca que la sostiene, la que tuvo que ser extraída en 5 bloques de 200 kilos cada uno y transportada en helicóptero para situarla fuera de la zona del glaciar, en plena Patagonia.

De lo que se viene, la profesional explicó que “el trabajo de preparación que viene ahora consiste en liberar el fósil de la roca para poder ver su anatomía, las partes que están ocultas en la roca. En el caso de la Fiona, se ve todo el esqueleto expuesto, casi completamente, por un lado, pero en el otro que está bajo la roca vamos a poder ver características anatómicas que no conocemos y que están ahí dentro, y eso nos va a permitir tener más resultados para desarrollar la investigación”.

Esta preparación puede tomar hasta tres años, debido a que es un trabajo delicado y también a que no existe capital humano técnico en paleontología en la Región de Magallanes para desarrollar esta labor. “Por ello , tenemos que traer gente de otras partes para limpiar la roca del hueso y a la vez formar a gente acá en la región, que sepa hacer ese trabajo para que después, más adelante, lo pueda hacer gente local y no tengan que venir personas de afuera a hacerlo”.

A la par de esta limpieza y preparación del fósil, se va a desarrollar el trabajo científico: “Lo que más importa en este caso es el cráneo y las aletas, esos son los elementos más diagnósticos para la clasificación de especies, para poder determinar a cuál especie corresponde y publicarlo, entonces al tener liberada la cabeza y las aletas ya podemos publicarlo”, sostuvo Pardo.

Para finalizar la actividad, se exhibió un tráiler inédito con imágenes de la expedición a cargo del periodista de UMAG TV, Gastón Peralta, que puedes revisar en el siguiente link: “Fiona, la madre del Tyndall”

Laboratorio de Paleontología

El fósil se encuentra en el Museo de Historia Natural de Río Seco, en Punta Arenas, donde se está instalando un laboratorio paleontológico que permitirá realizar esta preparación para continuar los estudios científicos, pero también para ser exhibida al público en el futuro, lo que se podría concretar en dos o tres años, según detalló el director Miguel Cáceres.

“Asumimos con una tremenda responsabilidad al estar involucrados en una etapa tan importante del proyecto de la doctora Pardo, que es la etapa de preparación para llegar a obtener los resultados de la investigación de Judith y el trabajo museográfico que va a consistir en la preparación para poder exhibir este material fosilífero tan importante para la región”.

“Nosotros vamos a implementar un laboratorio de colecciones paleontológicas, que va a permitir preparar el fósil, hay que pensar que cada uno de los bloques que ustedes vieron pesa alrededor de 200 kilos. Entonces vamos a tener que implementar una serie de aparatos y dispositivos técnicos y máquinas que van a permitir resguardar los bloques, el armado del esqueleto y la posterior preparación que va a durar alrededor de dos años más para poder llegar a exhibir la pieza completamente como va a quedar para la posteridad”, afirmó el director del museo.

Estudiante de Geografía de la U. de Chile realiza su práctica en el Centro GAIA Antártica

Boletín Normal, Investigación, Portada UMAG, noticias

La estudiante de Geografía en uno de los laboratorios del Instituto de la Patagonia, uno de los lugares donde se realiza la investigación asociada a su tema de estudio. Créditos: Universidad de Chile.

Gracias al Programa de Movilidad Nacional Estudiantil del Consorcio de Universidades del Estado de Chile (CUECH) que, este 2022, regresó a la presencialidad tras dos años de pandemia, la estudiante de Geografía de la Universidad de Chile, Milca Pizarro, se trasladó a Punta Arenas para realizar su práctica profesional en el Centro de Investigación GAIA Antártica de la Universidad de Magallanes (CIGA) relacionada con el análisis dendrocronológico en el marco de los objetivos del proyecto ANID Fondo Basal: “Cape Horn International Center for Global Change Studies an Biocultural Conservation (CHIC)”.

Según contó la futura geógrafa en una nota del sitio web de la U. de Chile ,“siempre supe que quería dedicarme a la glaciología y para eso quería irme afuera, y encontraba que Punta Arenas era el lugar idóneo”, señala, agregando que “yo veía esta experiencia como un sueño, casi como no, no va a suceder. Cuando llegué acá, a Punta Arenas, me di cuenta de que todo es posible, de que con trabajo, haciendo bien tu pega, te van a incluir. Y eso pasó, desde el minuto que llegué me trataron de par, como científica. De hecho, yo aún no me titulo, pero me tratan como geógrafa, entonces yo tengo que responder a ellos como geógrafa”, resaltó la estudiante, quien además compartió que igualmente realizará su memoria de título en la unidad universitaria.

¡Bienvenida Milca!

Puedes leer la nota completa en el siguiente link: Movilidad nacional vuelve a la presencialidad: estudiantes U. de Chile enriquecen su aprendizaje a lo largo del país