Acciones permanentes de apoyo docente permiten fortalecer competencias para la educación a distancia

Coronavirus, Facultad de Ciencias, Facultad de Ciencias Económicas y Jurídicas, Facultad de Ciencias de la Salud, Facultad de Educación y Ciencias Sociales, Facultad de Ingeniería, Portada UMAG, noticias

-La Dirección de Docencia de la Universidad de Magallanes ha diseñado, de manera ininterrumpida, estrategias tendientes  a adecuar las prácticas pedagógicas a una modalidad no presencial, potenciando las capacidades de las y los profesores universitarios frente a este nuevo escenario, pero sobre todo, a los paradigmas de la Universidad del siglo XXI.

-A la fecha, 126 docentes han participado de algunos de las instancias formativas desarrolladas, ya sea el curso de Evaluación para el aprendizaje o el Diplomado en Docencia Universitaria en sus 5 versiones con los módulos I y II.

Presentación del Diplomado en Docencia Universitaria en su cuarta versión 2020. Expone la asesora curricular de la Dirección de Docencia, Susana Troncoso.

Levantar y poner en marcha un sistema de educación a distancia tendiente a dar continuidad a los procesos formativos de las y los estudiantes en plena pandemia, ha sido unas las tareas a las que ha estado abocada la Dirección de Docencia de la Universidad de Magallanes (UMAG), unidad dependiente de la Vicerrectoría Académica, que, en los últimos 9 meses, ha centrado sus esfuerzos en entregar las herramientas necesarias de apoyo a las y los docentes en su quehacer académico marcado por la virtualidad.

Así lo destacó la asesora curricular de la Unidad de Diseño y Evaluación Curricular de dicha Dirección, Susana Troncoso Narváez, quien, junto a las profesionales del equipo y también de la Unidad de Desarrollo Virtual (UDV) han venido trabajando en el diseño e implementación de estrategias y acciones destinadas a potenciar las competencias docentes a nivel institucional como una forma de avanzar no sólo en la adecuación al nuevo escenario educativo, sino también a hacer frente a los desafíos de la docencia universitaria en la era digital.

Entre las primeras medidas que se adoptaron estuvo la de elaborar un Manual de Operacionalización para la implementación de clases virtuales en la Universidad de Magallanes, a lo que le siguió una programación marcada por talleres, capacitaciones y seminarios acerca de la Plataforma de Pregrado Virtual y aspectos relacionados a la educación vía remota. Luego, se empezaron a elaborar cápsulas pedagógicas publicadas en la plataforma YouTube como una herramienta y recurso didáctico que se puso como finalidad responder de forma inmediata a los requerimientos docentes. “Este material audiovisual aborda metodologías innovadoras y que pueden darse en esta dinámica, como las bitácoras y diarios reflexivos, el cómic, la observación y las guías de audiovisuales para el análisis, las infografías, mapas conceptuales, estudios de caso, trabajamos también el ensayo, ensayo breve y cómo hacer un informe de investigación”, contó Troncoso.

Captura de pantalla de una de las 10 cápsulas pedagógicas disponibles en el canal de YouTube de la Dirección de Docencia UMAG.

A partir de junio, también se desarrolló el Curso Funcional de Evaluación para el Aprendizaje, el que, en un total de 3 versiones, dio énfasis a la formación docente enfocado en las competencias para diseñar y aplicar las nuevas características de la evaluación para el desarrollo de competencias en el contexto de educación online, con cuatro módulos y dos talleres de profundización. Según la profesional, esta instancia formativa fue la antesala al Diplomado en Docencia Universitaria, que partió su diseño en paralelo y que, hoy, ya lleva dictados dos de sus tres módulos con más de cien docentes participantes.

“Diseñamos un diplomado que se ha ido implementando en etapas y con cinco versiones. Tiene tres módulos: estrategias metodológicas de innovación educativa, evaluación para el aprendizaje y desarrollo de competencias, e investigación e innovación en docencia universitaria. El módulo tres, que es el que nos falta, es el que estamos empezando a ofertar ahora y recién vamos a poder empezar a dictarlo entre enero y marzo, antes del ingreso a clases porque la idea es que, en abril, podamos realizar un seminario de buenas prácticas pedagógicas donde las y los participantes de este diplomado, puedan dar cuenta de sus experiencias a distancia en 2020”, informó.

Respecto a la metodología de enseñanza, la asesora curricular comentó que “lo prioritario de estos cursos es la comprensión de que uno no aprende si no es junto con otros y otras y que, eso, es un proceso recíproco y dialéctico”. En ese sentido, dijo que han dado énfasis al trabajo colaborativo y al uso  preferente de las TIC (Tecnologías de Información y Comunicación), las TAC (Tecnologías para el Aprendizaje y el Conocimiento y las TEP (Tecnologías de Empoderamiento y Participación) en aulas virtuales con trabajo sincrónico y asincrónico, que han permitido potenciar mucho las interacciones comunicativas y las interrelaciones personales.

Sobre el balance, en tanto, sostuvo que “evaluamos súper favorable y positivamente lo que ha sucedido con este diplomado y con las acciones que hemos emprendido. Primero, porque, institucionalmente, ha significado articular y coordinar acciones entre distintos actores de la comunidad educativa, lo que comprueba, una vez más en la experiencia concreta y real, que alguien sólo o un grupo sólo no genera posibilidades, aquí la única manera de poder seguir avanzando y generando transformaciones educativas en una universidad como la nuestra es propiciando espacios e instancias de trabajo colaborativo, sean virtuales o presenciales”.

Ello lo evidencia el alto interés que ha tenido en las y los docentes esta oferta de capacitación que ha abarcado un universo de 126 docentes a la fecha. “Tenemos una cantidad importante de académicos que pertenecen a distintos departamentos en distintos ámbitos disciplinares, de distintas carreras, donde la mayoría es del área de la salud, que se ha capacitado y actualizado en los nuevos paradigmas educativos que importan y que reclaman y exigen, de las universidad hoy día y de la educación superior, una innovación y transformación inmediata y urgente, no sólo en Magallanes sino que en el mundo entero”, resaltó.

La tarea próxima, a juicio de Troncoso, será medir el impacto en la formación de las y los estudiantes que han sido receptores de estas nuevas metodologías durante este período de educación a distancia. Por ello, la importancia de acumular las experiencias en las prácticas pedagógicas, será una de las acciones que el Diplomado espera concretar durante el primer semestre de este 2021.