Ciclo de Educación Parvularia retomó actividades presenciales en Liceo Experimental UMAG

Boletín Normal, Coronavirus, Portada UMAG, noticias

Con la fase 3 de Preparación en pleno desarrollo en la comuna de Punta Arenas, el ciclo de Educación Parvularia del Liceo Experimental de la Universidad de Magallanes (LEUMAG), pudo reanudar, exitosamente, sus actividades presenciales durante junio con un total de 68 párvulos en los dos niveles educativos correspondientes: transición 1 y transición 2.

Así lo informó la educadora de párvulos y coordinadora del ciclo, Luz Barría Altamirano, quien se refirió al plan de retorno seguro al establecimiento y también a la trayectoria del área en el recinto que partió en 2019 en una experiencia marcada, prontamente, por la pandemia y la reconversión a la virtualidad, la cual mantienen de manera mixta en la actual planificación.

“Estuvimos ausentes 1 año y 3 meses de las salas, pero aun así, frente al desafío que se nos planteó el año pasado igual seguimos manteniendo el contacto con los niños, trabajando con encuentros virtuales de manera didáctica y con experiencias en carpetas de Drive donde las familias tenían un rol protagónico (…) así íbamos monitoreando cómo iba el avance de los niños y niñas”, comentó la profesional.

De esta forma, fueron dando pasos en la organización y de 3 encuentros virtuales a la semana pasaron, este año, a dos encuentros por cada día, abordando temas más pedagógicos asociados a los objetivos de aprendizaje, los que iban complementando con distintas materias. Ya dados los avances en materia sanitaria, se abrió el período de apresto para toda la comunidad del ciclo, de la cual el 80% accedió a asistir, quedando el porcentaje restante en un trabajo remoto que permite dar continuidad a sus aprendizajes.

Actualmente, la educadora resaltó que “estamos trabajando el apresto y diferentes temas como lo fue por ejemplo el Día de los pueblos originarios. Por otra parte, además de las experiencias educativas, las y los niños tienen, de manera adicional, taller de inglés, de música y de psicomotricidad”.

En el funcionamiento interno, el trabajo en aula se divide en dos cursos en la mañana del nivel 2 y dos cursos en la tarde del nivel 1, con 4 salas operativas en cada bloque donde el aforo es de, aproximadamente, 8 niños/as. “Los niños están felices. En general mantenemos los protocolos, pero procuramos el desarrollo del juego libre, para que puedan interactuar entre ellos. Además, tenemos el liceo desocupado y así podemos ampliar nuestras actividades en el recinto sin mayores problemas. Ya recorrimos Biblioteca y también vamos a hacer tardes de cine con cortometrajes en el aula magna”, destacó Barría.

Equipo directivo retoma reuniones presenciales de gestión universitaria

Boletín Normal, Coronavirus, Portada UMAG, noticias

A partir de esta semana y en alusión al avance a fase 3 de la comuna de Punta Arenas en el “Plan Paso a Paso” derivado de la crisis sanitaria, el equipo directivo de la Universidad de Magallanes (UMAG) encabezado por el rector Juan Oyarzo y los cinco vicerrectores, retomaron, este martes 22 de junio, las reuniones presenciales de gestión en dependencias del campus norte, encuentros que se realizarán de manera semanal para analizar la actividad universitaria e ir evaluando un retorno seguro al quehacer académico.

De acuerdo a los protocolos sanitarios existentes, la institución informó que adoptó todas las medidas necesarias para la actividad contemplada, al igual como se hizo con algunas funciones esenciales de la Vicerrectoría de Administración y Finanzas, que, gradualmente y desde la fase 2, han venido reanudando sus labores en la casa central conforme a la situación sanitaria.

Enfermería y SAMU Magallanes difundieron rol de la atención prehospitalaria en tiempos de pandemia

Boletín Normal, Coronavirus, Facultad de Ciencias de la Salud, Portada UMAG, noticias

Parte de la exposición de la enfermera Javiera Polanco, coordinadora del SAMU Magallanes.

“Desafíos de la Medicina Pre Hospitalaria en tiempos de pandemia” se tituló el seminario web, que, recientemente, reunió a docentes y estudiantes de  Enfermería de la Universidad de Magallanes con parte del equipo directivo del Sistema de Atención Médico de Urgencia (SAMU) a nivel regional, a objeto de presentar y difundir entre la comunidad educativa de la carrera y el público en general, los principales hitos que han marcado el funcionamiento de la atención prehospitalaria en el contexto de la emergencia por Coronavirus, desde el punto de vista sanitario, profesional y formativo en la Región de Magallanes.

“¿Qué nos pasó con la pandemia?” fue una de las interrogantes que más se mencionó en el conversatorio a modo de dar a conocer, como respuesta, los cambios y adaptaciones efectuadas en el transcurso de la crisis sanitaria, y sobre los cuales, reflexionaron las y los relatores Felipe Hernández, médico y jefe del SAMU Magallanes; Javiera Polanco, enfermera y coordinadora de la misma entidad y; Marisol Popovich, académica de la carrera de Enfermería en su calidad de docente supervisora de los internados profesionales desarrollados en la base Punta Arenas del SAMU.

Para abrir las ponencias, intervino la decana de la Facultad de Ciencias de la Salud de la UMAG, Dra. Mariela Alarcón, quien destacó, en su saludo, la labor llevada adelante por los equipos del SAMU durante el último año. “En este contexto, aparece el deber moral de las y los trabajadores sanitarios de tratar a las y los sujetos infectados aun a riesgo de su propia salud y de aquellos con quienes viven, primando el deber ético del no abandono y poner siempre el interés del paciente por sobre el interés personal. Pongo en preminencia estas palabras porque desde este trabajo, planificado, organizado del Departamento de Medicina Prehospitalaria se han desarrollado diversas estrategias que han permitido un gran impacto social traduciéndose en más salud, bienestar y vida para la población”, manifestó.

Felipe Hernández, es médico cirujano y jefe del SAMU Magallanes.

Ya de lleno en el seminario, el Dr. Felipe Hernández, habló del positivo desarrollo de la medicina prehospitalaria en Magallanes y del trabajo ininterrumpido que realizan como SAMU en toda la región, subrayando la función de red articulada y la calidad del recurso humano que se desempeña en ella, tanto en el área de Intervención como en el Centro Regulador, ya que constantemente se están capacitando y entrenando para mejorar la respuesta en la atenciones que brindan para un universo de 166 mil habitantes que tiene la zona.

Por otro lado, y reconociendo también el desgaste emocional al que se han visto enfrentados como los demás trabajadores de la salud, dijo que la pandemia por COVID-19 ha sido un enorme desafío y aprendizaje que han sabido sortear y asumir gracias a la dinámica que entrega el trabajo de emergencia. “El COVID es una epidemia que nos ha demostrado el tener que cambiar, un constante cambio, todos los días va variando. Y tuvimos que hacerlo, en el tipo de atención, en las maniobras que hacemos de RCP, manejo avanzado, de trauma, etc. nos tuvo que cambiar completamente el switch. Y la ventaja del prehospitalario o de la persona que trabaja en el prehospitalario es que venimos con esa dinámica y es lo que te va enseñando esta área”, sostuvo, haciendo hincapié en la valiosa experiencia adquirida con la evacuaciones aeromédicas al ser una de las regiones que más pacientes ha enviado y recibido durante este período.

Sobre el rol de la Enfermería, afirmó que estos profesionales son claves: “El rol del enfermero/a es importantísimo en el manejo porque nos permitió la creación de protocolos, la parte de gestión, de buscar alternativas, el concepto de infección intrahospitalaria, el concepto de calidad y con eso empezar a trabajar y reformularnos una forma nueva de cómo trabajar y aprender porque esto sigue siendo muy dinámico. Y en la parte más operativa, de intervención o en el centro regulador, la o el enfermero es el “team líder”, tiene que tomar todas las decisiones y visualizar los problemas que se pueden suscitar bajo el diagnóstico o la sospecha diagnóstica, así que es crucial”.

En tanto, su colega de equipo, Javiera Polanco, enfermera egresada de la UMAG, se refirió más en detalle a la función que realiza el SAMU, su estructura, el marco normativo regulatorio y las principales tareas que se desprenden de sus unidades, cuyo eje central es gestionar la demanda que ingresa a través del número telefónico de emergencia 131 y derivar a los pacientes a los centros asistenciales de acuerdo a su gravedad. Entre las principales adaptaciones que tuvieron que realizar en contexto de COVID-19, informó  el requerimiento de aumento en la flota de un móvil básico (ambulancia) y también el incremento de personal. Asimismo, dijo que se elaboraron nuevos protocolos en virtud de priorizar y descongestionar el sistema hospitalario.

La profesional concluyó entregando algunas estadísticas referidas al alza de la demanda, donde de una tendencia de entre 600 a 800 llamadas mensuales en 2019, pasaron a más de 900 al período de julio de 2020. En lo que respecta a las atenciones por coronavirus, propiamente tal, señaló que  hasta la fecha son 1.630, tanto en caso de sospecha como en Covid confirmado.

Exposición de la académica de Enfermería, Marisol Popovich.

La ronda la cerró la docente Marisol Popovich, entregando un balance de la experiencia de los 4 últimos internados que se efectuaron en el SAMU en período de pandemia. Al respecto, afirmó que el impacto en los procesos formativos fue directamente al cierre de los campos clínicos, lo que más adelante su subsanó con un manual de retorno seguro que permitió a las y los estudiantes retomar sus prácticas.

Actualmente hay dos internos en el SAMU Magallanes, Lucio Álvarez y Francisco Galindo, quienes han vivido la experiencia, a juicio de la académica, “de integrar y vivenciar todos los aspectos del rol profesional en una situación real de trabajo en la atención pre hospitalaria”, valorando, de esta manera, el trabajo conjunto que han llevado adelante con la entidad, que, desde el año 2001, recibe internos e internas de Enfermería de la Universidad de Magallanes.

Urgente reactivación económica y problema de la informalidad trató diálogo social del proyecto LATWORK

Coronavirus, Portada UMAG, noticias

Intervención del secretario general de la CUT, Nolberto Díaz.

La actual pandemia por Covid-19 no solo ha causado dificultades al sector salud sino muy especialmente al sector económico, por lo que hablar de reactivación económica es ahora una urgencia que requiere del compromiso y acción de todos lo sectores que componen el país. Esa fue la discusión central del seminario online “Diálogo Social: Informalidad y reactivación económica en Chile”, organizado por las universidades San Sebastián, de Viña del Mar y de Magallanes, ejecutoras y socias del consorcio Proyecto Erasmus+ LATWORK: “Developing Research and Innovation Capacities of Latinamerican HEI for the Analysis of Informal Labour Market”.

La instancia contó con la participación de tres expositores: Tomás Flores, ex subsecretario de Economía; Nolberto Díaz, actual Secretario General de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) y: Pablo Bobic, gerente legal de la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC), quienes mostraron visiones diversas sobre la informalidad laboral y el impacto de ésta en la reactivacion económica, opiniones que generaron un gran interés, especialmente, porque se reafirma la necesidad de conciliar acuerdos sobre las principales problemáticas que genera la informalidad laboral para los trabajadores y trabjadoras, así como para las empresas y el sector público, sobre todo en el contexto actual y en el que se avisora en los próximos meses.

Nicolás Gálvez, profesional del equipo LATWORK UMAG, resaltó que “con esta importante actividad buscamos poner en práctica el ejercicio de generar Diálogo Social en torno a una temática tan relevante como lo es la informalidad, que es el foco de atención del Proyecto LATWORK y que reúne a las instituciones participantes en esta jornada, así como también a instituciones de educación superior en América Latina y Europa. Es por esto que agradecemos a los representantes nacionales del gobierno, de la CUT y la CPC por habernos acompañado y entregado su visión respecto de los caminos que requerimos para reducir la informalidad y avanzar hacia empleos de calidad y seguridad social.”

A partir del encuentro, quedaron abiertas múllitples preguntas relacionadas con la informalidad laboral y su impacto en la reactivación económica, centrando su foco a las necesidades de América Latina a consecuencia del COVID-19. En este sentido para el proyecto LATWORK, cobra mayor relevancia desde las Universidades fortalecer los canales de comunicación y debate para contribuir al diálogo y búsqueda de soluciones en conjunto.

Trastornos del sueño en pandemia: Estudio buscará identificar su prevalencia y factores determinantes

Boletín Normal, Coronavirus, Portada UMAG, noticias

-Escuela de Medicina lleva adelante estudio tendiente a generar un diagnóstico regional del tema.

-Mediante una encuesta online dirigida a todos los habitantes de Magallanes, el equipo académico se propone saber más acerca de este problema en el contexto de crisis sanitaria que actualmente estamos viviendo como sociedad desde el año 2020.

¿Cómo está afectando el confinamiento en nuestras rutinas de sueño?  y ¿qué trastornos han aparecido o se han acentuado con la actual situación? Son sólo algunas de las preguntas que investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Magallanes, buscan responden a través del estudio “Calidad de sueño, somnolencia diurna e insomnio en la población magallánica asociado a la contingencia sanitaria por Covid-19″, trabajo que ya pusieron en marcha a fin de ir levantando un diagnóstico regional, cuyo objetivo será identificar la prevalencia probable de estos trastornos del sueño en la población adulta (mayores de 18 años) residente de la región de Magallanes durante el periodo 2020 – 2021, sus factores determinantes y la influencia del contexto sanitario en ellos.

Para ello, las y los interesados en participar, deben contestar una encuesta basada en cuatro cuestionarios: el Índice de Calidad del Sueño de Pittsburgh, la Escala de Somnolencia de Epworth, el Cuestionario de Insomnio y un cuestionario diseñado por los propios investigadores, todos los cuales se encuentran en línea en el enlace https://bit.ly/2U96x1b hasta el próximo 31 de julio. Para acceder al Formulario de Encuesta, el o la participante debe ingresar un correo electrónico válido y aprobar el consentimiento informado que se entrega conforme a las reglas del estudio científico en cuestión.

El académico de la Escuela de Medicina, químico farmacéutico de profesión e investigador del estudio, Luis González Burgos, se refirió a los principales alcances de la investigación:

¿Qué causa motivó impulsar esta investigación desde la carrera de Medicina?

“Existe un núcleo de académicos y estudiantes en la Escuela de Medicina con una gran motivación y compromiso para involucrarse en trabajos de investigación sobre diversos problemas de salud que afectan a nuestra población y sabemos que los trastornos del sueño no solo presentan una incidencia considerable a nivel nacional, si no que a futuro se relacionan a otros problemas de salud, por lo que nos pareció interesante analizar la realidad regional e identificar de qué maneras podríamos intervenir para aportar en su resolución, para lo cual será esencial reconocer la gravedad del problema y sus principales factores detonantes”.

¿Qué implicancias tiene a nivel regional dada nuestra particularidad geográfica y climática?

“Así como tenemos conocimiento de una serie de factores que repercuten en nuestro estilo de vida, siendo asociados consistentemente a determinados problemas de salud, nos resulta natural pensar que nuestros hábitos de sueño podrían verse afectados de igual manera. El obtener datos a nivel regional nos podría permitir identificar factores característicos y propios de nuestro entorno que puedan ser parte del problema, como por ejemplo las condiciones de iluminación, alimenticias o habitacionales, entre muchas otras que son parte de la “normalidad” o han surgido en el contexto de la pandemia”.

¿Qué aporte visualizan tendrá desde el punto de vista de la salud?

“A través del estudio podremos identificar tanto el posible riesgo de presentar alteraciones del sueño como sus factores detonantes, por lo que a partir de esta información, y lo que derive del análisis, buscaremos establecer acciones de asesoría directa y otorgar recomendaciones a quienes participen del proceso de encuesta, así como generar instancias formativas dirigidas a los encuestados y la población general.

Más allá de que se reconoce que existen instancias donde la atención especializada puede ser requerida, lo anterior permitirá el acceso a información sobre estilos de vida, alimentación o medicación, entre otros tópicos que, en muchos casos, están íntimamente relacionados a diversos trastornos del sueño, pero no son reconocidos por la población como un factor relevante, y su corrección a veces pasa por acciones sencillas.

Desde una perspectiva docente también se puede estar generando información importante para considerar a la hora de enfocar el proceso formativo de nuestros estudiantes en datos que reflejan la realidad regional a la que harán frente las y los futuros médicos y profesionales de la salud de nuestra casa de estudios”.

En el equipo participa el docente González junto a su colega Roberto Santa Cruz y el estudiante Pedro Hinojosa, quienes esperan contar con los resultados preliminares -es decir un análisis general de la población encuestada- en el mes de agosto para poder finalizar el estudio durante el segundo semestre.