Se reanudan clases presenciales como plan piloto de cara a la modalidad híbrida

Boletín Normal, Coronavirus, Facultad de Ciencias, Facultad de Ciencias Económicas y Jurídicas, Facultad de Ciencias de la Salud, Facultad de Educación y Ciencias Sociales, Facultad de Ingeniería, Portada UMAG, Posgrados, noticias

-Fruto de un trabajo de planificación institucional acorde a los protocolos del Ministerio de Salud y bajo la asesoría de la Asociación Chilena de Seguridad (ACHS), la casa de estudios comienza la implementación gradual y segura de las clases teóricas en la casa central de Punta Arenas.

El vicerrector académico de la Universidad de Magallanes (UMAG), Humberto Oyarzo Pérez, informó que a partir de este lunes 6 de septiembre se reinician las clases en el campus norte, un proceso que de acuerdo puntualizó, será la antesala al desarrollo y ejecución de un sistema híbrido de enseñanza que arrancará el día 20 del mismo mes, posterior al receso universitario de fiestas patrias que contempla el calendario académico 2021 del plantel.

“Hemos considerado prudente, primero, entrar con un plan piloto que nos permita, de una u otra forma, ver cómo se va generando el comportamiento, tanto de quienes están asistiendo a clases como de quienes las están impartiendo; esto, desde el punto de vista del trabajo que implica, ya que, después de bastante tiempo, en que sólo hemos tenido actividades telemáticas, nos llama a evaluar cómo funciona toda esta modalidad en el marco de nuestro retorno seguro”, enfatizó el directivo.

De esta forma, la fase inicial -que va desde el 6 al 10 de septiembre-, contempla salas habilitadas para recibir a un grupo menor o igual a doce estudiantes, y en una segunda etapa -que inicia el lunes 20- de quince a veinte alumnos, quienes estarán, simultáneamente, de manera presencial y virtual en las aulas, tal como lo establece esta modalidad denominada “híbrida”. Para ello, habrán implementadas diez salas con esta tecnología, a las que se irán sumando, paulatinamente, 10 espacios más al interior del campus a medida que se vaya avanzando en la experiencia académica.

Calendario 2021 y planificación institucional

En todo este contexto, Oyarzo también se refirió a las fechas establecidas en el calendario académico para este segundo semestre a la luz de la nueva planificación y, de paso, a las principales medidas acordadas para llevar una presencialidad segura dentro de las instalaciones universitarias.

En primer lugar, señaló que habrá tres semanas de receso saludable en la institución (una en septiembre, una en octubre y la última en noviembre), para finalizar las clases el día 18 de diciembre y cerrar las actividades docentes, en general, el día 29 de ese mes.

En relación a los edificios, dijo que serán cinco los que estarán funcionando y que corresponde a las facultades de Ingeniería y de Ciencias (2 alas del mismo recinto), facultad de Educación y Ciencias Sociales, la Unidad Pedagógica de Apoyo al Alumno (UPAA) y el recinto de Agropecuaria. “Todos los edificios tienen el aforo correspondiente el que está dado por el aforo que vamos a tener en las salas, las oficinas de los profesores y los laboratorios. Eso lo tenemos totalmente evaluado y calculado”, añadió el vicerrector, quien, además, comunicó que los ingresos a la casa central serán dos: uno por Avenida Manuel Bulnes que es sólo peatonal, y el otro por calle Arturo Merino Benítez, que se habilita para entrada peatonal y vehicular.

Los horarios, en tanto, se dividirán en dos jornadas, mañana y tarde, e irán desde las 8.00 am hasta las 19.20 pm, con flujos que serán continuos de manera de evitar reuniones y eventuales aglomeraciones al interior de los edificios. A esta programación se añadirá, el día 20, una jornada de tipo vespertina que va a ser desde las 19.30 hasta las 22.20 horas “esto –explicó Oyarzo- para que los estudiantes de la Escuela Tecnológica tengan el tiempo suficiente para llegar a sus casas antes del toque de queda”.

Según las estimaciones realizadas por la Vicerrectoría Académica, la cantidad de estudiantes diarios por jornada en el campus, estará en el orden de los 150, mientras que durante la implementación de la clases híbridas, se agregarán 200 más, resultando un total de aproximadamente 350 alumnos diarios desde esa fecha hasta el final del segundo semestre de 2021.

En lo que refiere a las medidas sanitarias propiamente tal, Oyarzo, señaló que en conjunto con la Asociación Chilena de Seguridad (ACHS), los/as profesionales prevencionistas de la UMAG y una comisión universitaria triestamental que se encuentra trabajando desde el primer semestre en el retorno a la presencialidad, elaboraron un protocolo que ya fue oficializado y subido a la página web de la Universidad para el conocimiento de toda la comunidad universitaria.

Así, además de los resguardos más básicos que consisten en la instalación de la señalética por aforos, uso de mascarilla, distanciamiento físico, desechos de residuos, tótems con control de temperatura y alcohol gel y sanitización más ventilación de las salas y espacios comunes, el directivo informó que dispondrán de monitores en cada uno de los cinco recintos que se pondrán en marcha, quienes tendrán la misión de fiscalizar el cumplimiento de dicho protocolo en su cabalidad. En paralelo, también pondrán en funcionamiento un sistema de control de acceso mediante código QR para monitoreo de aforos y datos de trazabilidad en caso de un posible contagio.  Igualmente, dijo que “nos hemos preocupado de tener una zona de aislamiento por edificio en el caso de sospecha de contagio por COVID-19”.

Respecto al consentimiento informado que se está solicitando para poder acceder a las clases presenciales, el vicerrector afirmó que “se hace como una forma de que cada uno de los estudiantes se informen y estén en conocimiento de todas las medidas al tomar esta modalidad, ya que hay protocolos, que debemos cumplir, porque como Universidad entregaremos las condiciones, pero entre todos debemos comprometernos a cumplirlo”. Según sus palabras, “es apelar a la responsabilidad personal de cumplir con las condiciones seguras que tiene la Universidad y, en ese sentido, el código QR va a ser muy útil porque tendremos la información de cómo el estudiante ingresó y como salió”. Siguiendo esa línea, fue enfático en que “no vamos ni podemos  exigir la vacuna, por ende no se va a pedir pase de movilidad, pero sí vamos a exigir todos los elementos de protección personal, y vamos a velar que ello se cumpla”.

Por último, informó que, inicialmente, la Biblioteca funcionará como lugar de estudio sólo para estudiantes de postgrado, pero que el alumnado de pregrado podrá retirar material bibliográfico en los mesones de atención durante este plan piloto. El Casino, en tanto, seguirá abierto para estudiantes del Pensionado.

Centro Diurno Referencial retomó atenciones presenciales para las y los adultos mayores de Punta Arenas

Boletín Normal, Coronavirus, Portada UMAG, noticias

-Adoptando las medidas sanitarias correspondientes para un retorno seguro, el equipo profesional universitario, se encuentra reanudando paulatinamente sus actividades en el edificio de Avenida Eduardo Frei, manteniendo, en paralelo, parte del trabajo habitual vía remota con sus usuarios e usuarias de la comuna.


A mediados de julio y dada la evidente mejora en la cifras COVID-19 de la región, el Centro Diurno Referencial para Personas Mayores de Punta Arenas operado por la Universidad de Magallanes (UMAG), comenzó un trabajo para el retorno seguro de las y los adultos mayores al recinto, concretándose, así, durante los días siguientes, la reanudación de las atenciones presenciales brindadas por el equipo multidisciplinario de profesionales de la salud del lugar.

Así lo informó su nueva directora, la trabajadora social Ingrid Melipillán Muñoz, quien señaló que elaboraron un protocolo para la vuelta a la presencialidad que contempla todas las medidas sanitarias atingentes a la pandemia por COVID-19 en una programación semanal que -por ahora-, incorpora a grupos de 4 personas por día, tres veces a las semana (martes, jueves y viernes) en atenciones individuales de kinesiólogo, nutricionista, terapeuta ocupacional, fonoaudióloga, trabajadora social y médico.

En relación a esta última prestación, la titular del Centro, enfatizó que se trata de una gestión y colaboración establecida con la carrera de Medicina de la UMAG, a fin de poder complementar y otorgar una evaluación integral a las personas mayores. Por ello, se sumó al equipo, el Dr. Salvador Buccella Sifontes, especialista en Medicina Interna, cuya labor se ha centrado en pesquisar cualquier síndrome geriátrico que se haya manifestado durante el año y medio de pandemia, una información que, a su vez, servirá de insumo para el trabajo colaborativo entre el recinto y la atención primaria de salud.

“La atención de los profesionales médicos nos permite avanzar hacia una atención integral por y para las personas mayores, ya que, si bien sus necesidades están siendo abordadas por los y las otras profesionales del centro, contar con el apoyo del Dr. Buccella en el contexto sanitario que estamos, incide directamente en la calidad de vida de la persona mayor”, comentó Melipillán.

En relación a lo que proyectan en torno al funcionamiento para los próximos meses, la profesional indicó que, a fines de agosto, retomarían las atenciones más grupales, frente a lo cual dispondrán de minibuses para el traslado seguro de las y los usuarios al centro. Además, subrayó que continuarán con las actividades vía remota que abordan temáticas de estimulación cognitiva y desarrollo socioemocional, entre otras, tal como lo han venido haciendo durante todo el período de crisis sanitaria.

UMAG es la primera universidad pública en incorporarse al informe epidemiológico de variantes SARS-COV-2

Coronavirus, Portada UMAG, noticias

-La casa de estudios es una de las cuatro entidades que se encuentra reportando datos a nivel país.

Equipo vigilancia genómica CADI UMAG acompañado por la directora del recinto (al centro), Karena Espinoza.

Además de ser uno de los centros de referencia del diagnóstico de COVID-19 en la zona más austral de nuestro país, recientemente, el CADI de la Universidad de Magallanes (UMAG), pasó a ser el primer laboratorio universitario estatal en formar parte del Informe Epidemiológico de Variantes SARS-COV-2 que publica el Ministerio de Salud para dar a conocer los resultados de la vigilancia genómica que se mantiene a nivel nacional, a objeto de describir la situación epidemiológica con relación a las variantes que actualmente circulan en el territorio.

Así lo dio a conocer la directora asistencial docente del recinto científico, Karena Espinoza, quien aseguró que, durante la pandemia, la Universidad logró consolidar el proceso de secuenciación del virus y, con ello, fortalecer este “observatorio” de vigilancia genómica en Magallanes, lo que permitió sumar una nueva contribución al manejo de la crisis sanitaria, una iniciativa que contó con el valioso aporte del Gobierno Regional que otorgó recursos para dar pie al inicio del programa.

“Nuestro laboratorio ya cuenta con el personal, con el equipo y también pudimos conseguir fondos, del Gobierno Regional, a quienes agradecemos, para poder dar continuidad a la secuenciación genómica. Y gracias al trabajo colaborativo que hemos hecho tanto con la Seremi de Salud de Magallanes, el Ministerio de Ciencia, el Ministerio de Salud, el Servicio de Salud Magallanes y los aportes por parte del Gobierno Regional y el Consejo Regional, hoy somos parte de la Red de Vigilancia Genómica y también la segunda institución a nivel país, después del Instituto de Salud Pública, que aporta mayor número de muestras de secuenciación, de análisis de variantes, para los informes epidemiológicos del Ministerio de Salud”, resaltó la profesional.

Según subraya este reporte, el laboratorio de la Universidad de Magallanes se incorpora con un total de 75 casos de SARS-COV-2 secuenciados, todos provenientes de residentes de la Región de Magallanes y de la Antártica Chilena en el período comprendido entre el mes de abril a junio de 2021. Las otras instituciones participantes son el Instituto de Salud Pública (ISP) -con la mayor cantidad de muestras secuenciadas (4.468 casos)-, la Red UC Christus y la Universidad Andrés Bello (Clínica Indisa).

La Universidad de Magallanes a través del Laboratorio de Medicina Molecular del CADI, inició el trabajo de vigilancia genómica a mediados de 2020, siendo una de las primeras instituciones a nivel país en comenzar la secuenciación de las variantes del COVID-19. De hecho, este tipo de investigación hizo posible una publicación científica respecto al tema, estudio que reveló, finalmente, nueve mutaciones del virus en la zona. El equipo, multidisciplinario, en tanto, está conformado por médicos/as, biólogos/as, tecnólogos/as médicos/as, técnicos en enfermería, analistas de laboratorio, bioquímicos, ingenieros informáticos y bioinformáticos, la mayoría estudiantes de postgrado.

La bióloga Inés Cid extrae las muestras secuenciadas desde el biobanco del Laboratorio de Medicina Molecular CADI UMAG.

“Vamos en una etapa mucho más avanzada”

Sobre los detalles de este procedimiento de laboratorio que entrega, a su vez, insumos constantes a la estrategia epidemiológica a nivel local encabezada por la Seremi de Salud, la directora del CADI, subrayó que hay una coordinación permanente con la autoridad sanitaria en el sentido que “cuando hay casos positivos y que son de importancia o de vigilancia epidemiológica, ellos nos informan el listado de esos pacientes y nosotros hacemos el análisis que después les reportamos”, señaló.

Al respecto, Constanza Ceroni, analista de Laboratorio, agregó que “la coordinación la hacemos con la Seremi para derivar desde la provincias y hoy estamos viendo el tema de las fronteras, cosa de poder pesquisar y estar preparados ante la eventual llegada de turistas”. En ese sentido, dijo que una de las ventajas de implementar la vigilancia genómica en la región es poder actuar a tiempo. “Nosotros nos estamos demorando entre 3 y 4 días en entregar los resultados de la secuenciación y reportarlos a la autoridad”, comentó.

Para el tecnólogo médico Jorge González, todo este avance es fruto de una decisión anticipada y visionaria por parte de la Universidad. “La verdad es que estamos en una etapa mucho más avanzada que el resto de las universidades porque nosotros ya veníamos realizando este tipo de trabajo desde el año pasado porque sabíamos que había que hacerlo desde un principio. Apenas partió la pandemia e implementamos la PCR, inmediatamente ya estábamos planificando la vigilancia genómica para la región así que seguimos replicando el método que ya teníamos desde el año pasado”, aseveró.

En torno a las proyecciones, destacó que “ojalá poder aportar a otras regiones ya que no sabemos muy bien la capacidad real que tienen otros territorios y, en ese sentido, la Universidad está preparada para poder apoyar, y por qué no, ser un lugar de referencia para poder continuar con la vigilancia genómica tanto en la región, como en el país”.

Sobre la realidad de las variantes en Magallanes, dijo que actualmente predomina la conocida como brasileña o P1, que corresponde a más del 50% de las cepas que han secuenciado, y la segunda es la variante Andina o C37 que está en alrededor de un 20% a un 30%. La variante Delta, en tanto, aún no ha sido detectada en la región.

El tecnólogo médico Jorge González en proceso de secuenciación.

Universidad de Magallanes proyecta clases presenciales en grupos reducidos a partir del 16 de agosto

Boletín Normal, Coronavirus, Facultad de Ciencias, Facultad de Ciencias Económicas y Jurídicas, Facultad de Ciencias de la Salud, Facultad de Educación y Ciencias Sociales, Facultad de Ingeniería, Investigación, Portada UMAG, noticias

-Una comisión conformada por vicerrectores/as y decanos/as definirá la modalidad académica para funcionar durante el segundo semestre de 2021.

Campus universitario en casa central de Punta Arenas.

El reciente avance a la fase 4 en el Plan Paso a Paso de las comunas de Punta Arenas y Puerto Natales, gatilló una nueva evaluación en torno al tema académico en la Universidad de Magallanes. Este jueves, en una sesión extraordinaria del Consejo Académico, el rector Juan Oyarzo y su equipo directivo llevaron la propuesta de comenzar con las clases presenciales a partir del inicio del segundo semestre, que está programado para el lunes 16 de agosto.

Según explicó el rector Oyarzo, la presencialidad que proyectan sería de manera gradual, es decir, empezar con cursos de menos de 10 alumnos y, así, ir evaluando. “De esa manera –agregó-tomamos los resguardos, porque también estamos viendo el tema de las dos vacunas, y si eso ocurre, van a haber alumnos que no van a poder asistir, frente a lo cual tenemos el deber de seguir, paralelamente, con el sistema virtual”.

De esta forma, el máximo directivo universitario, afirmó que “esa es la situación que vamos a evaluar la próxima semana en una comisión conformada por los/as vicerrectores/as Académico y de Finanzas, quienes, junto con las y los decanos, definirán cuál va a ser la modalidad de trabajo y la presentarán antes de salir a nuestro receso de invierno que va desde el 02 al 07 de agosto, pero la idea es comenzar el día 16 con estas clases presenciales”.

Ciclo de Educación Parvularia retomó actividades presenciales en Liceo Experimental UMAG

Boletín Normal, Coronavirus, Portada UMAG, noticias

Con la fase 3 de Preparación en pleno desarrollo en la comuna de Punta Arenas, el ciclo de Educación Parvularia del Liceo Experimental de la Universidad de Magallanes (LEUMAG), pudo reanudar, exitosamente, sus actividades presenciales durante junio con un total de 68 párvulos en los dos niveles educativos correspondientes: transición 1 y transición 2.

Así lo informó la educadora de párvulos y coordinadora del ciclo, Luz Barría Altamirano, quien se refirió al plan de retorno seguro al establecimiento y también a la trayectoria del área en el recinto que partió en 2019 en una experiencia marcada, prontamente, por la pandemia y la reconversión a la virtualidad, la cual mantienen de manera mixta en la actual planificación.

“Estuvimos ausentes 1 año y 3 meses de las salas, pero aun así, frente al desafío que se nos planteó el año pasado igual seguimos manteniendo el contacto con los niños, trabajando con encuentros virtuales de manera didáctica y con experiencias en carpetas de Drive donde las familias tenían un rol protagónico (…) así íbamos monitoreando cómo iba el avance de los niños y niñas”, comentó la profesional.

De esta forma, fueron dando pasos en la organización y de 3 encuentros virtuales a la semana pasaron, este año, a dos encuentros por cada día, abordando temas más pedagógicos asociados a los objetivos de aprendizaje, los que iban complementando con distintas materias. Ya dados los avances en materia sanitaria, se abrió el período de apresto para toda la comunidad del ciclo, de la cual el 80% accedió a asistir, quedando el porcentaje restante en un trabajo remoto que permite dar continuidad a sus aprendizajes.

Actualmente, la educadora resaltó que “estamos trabajando el apresto y diferentes temas como lo fue por ejemplo el Día de los pueblos originarios. Por otra parte, además de las experiencias educativas, las y los niños tienen, de manera adicional, taller de inglés, de música y de psicomotricidad”.

En el funcionamiento interno, el trabajo en aula se divide en dos cursos en la mañana del nivel 2 y dos cursos en la tarde del nivel 1, con 4 salas operativas en cada bloque donde el aforo es de, aproximadamente, 8 niños/as. “Los niños están felices. En general mantenemos los protocolos, pero procuramos el desarrollo del juego libre, para que puedan interactuar entre ellos. Además, tenemos el liceo desocupado y así podemos ampliar nuestras actividades en el recinto sin mayores problemas. Ya recorrimos Biblioteca y también vamos a hacer tardes de cine con cortometrajes en el aula magna”, destacó Barría.