Universidad de Magallanes mantuvo acreditación de 4 años en sus 4 áreas de gestión

Boletín Normal, Facultad de Ciencias, Facultad de Ciencias Económicas y Jurídicas, Facultad de Ciencias de la Salud, Facultad de Educación y Ciencias Sociales, Facultad de Ingeniería, Investigación, Portada UMAG, Posgrados, noticias

-Los directivos del plantel calificaron esta decisión como un logro importante, dado el escenario actual de la educación superior en Chile, y valoraron el buen resultado del trabajo sistemático de aseguramiento de la calidad que se ha ido instaurando durante los últimos períodos evaluados.

Casa Central Punta Arenas.

A fines de noviembre, la Comisión Nacional de Acreditación (CNA), comunicó a la Universidad de Magallanes (UMAG) que mantuvo sus cuatro años de acreditación en las cuatro áreas evaluadas: Docencia de Pregrado, Gestión Institucional, Vinculación con el Medio e Investigación. Lo que resta del proceso regular es la llegada del dictamen que contiene los fundamentos de la decisión adoptada por el organismo, y que se espera para este mes de diciembre.

El rector Juan Oyarzo Pérez manifestó su satisfacción por el resultado, pues “mantener los cuatro años siempre es un desafío; no fue fácil, porque además está involucrada la investigación”, sostuvo. En tanto, la directora de Aseguramiento de la Calidad, Dra. Susana Loaiza Miranda, dijo que este resultado significaba un tremendo logro para la institución, no sólo en el contexto del complejo escenario que vive la educación superior chilena, sino también en función de todo el trabajo que se llevó adelante durante el período acreditado, con el fin de mantener un crecimiento institucional sólido y sostenible.

Loaiza recordó que la acreditación de 2015 llevó a la Universidad a la categoría de compleja, es decir, de Institución de Educación Superior dedicada tanto a la docencia como a la ciencia, lo que también representó un desafío porque “cuando uno alcanza un nivel alto de desarrollo, mantenerlo es tanto o más importante que haberlo alcanzando”, aseveró. “Significa que ha habido un trabajo sistemático detrás, y se han instalado mecanismos de aseguramiento de la calidad, que es lo que nos ha permitido demostrarle a un Comité de Pares y a la CNA que hemos tenido avances, que no somos la misma Universidad que hace cuatro años atrás y que eso es evidente”.

Estudio sobre biocombustibles apuesta a la innovación energética en la industria regional

Facultad de Ingeniería, Portada UMAG, noticias

-La generación de biodiesel a gran escala se presenta como una de las alternativas para promover la llamada “economía circular” en las cadenas de producción de las empresas y, al mismo tiempo, como una forma de mitigación al Cambio Climático.

-Clave, para ello, es la valoración de residuos de la industria pesquera (aceite de krill) y de carne (sebo de oveja), pero no sólo eso, también el aceite vegetal quemado que se desecha de las cocinas domiciliarias.

El uso de las energías renovables no convencionales (ERNC) en nuestro diario vivir, ya no es una opción lejana. Cada día, su implementación es más común como una alternativa a los sistemas tradicionales, lo que significa más conciencia con nuestro Medio Ambiente, pero, además, nuevas formas de diversificar la matriz energética implantada en la sociedad actual.

Así lo ve y lo ha visto, en los últimos años, la Universidad de Magallanes (UMAG), que, a través de su trabajo de investigación en el área, ha contribuido al uso de las ERNC en la región en base a la experiencia científica. Y, esta vez, no fue la excepción porque, gracias a un proyecto del Fondo de Innovación para la Competitividad Regional (FIC-R), la casa de estudios incursionó en la generación de los biocombustibles.

La iniciativa, liderada por un equipo de investigadores del Centro de Estudios de los Recursos Energéticos (CERE) y el Departamento de Ingeniería Química, se trazó como objetivo la obtención de condiciones óptimas  para la producción de biodiesel a partir de las valorización de productos residuales de la industria de carnes, pesquera y alimenticia de la región; todo, como una estrategia de innovación energética al interior de las empresas.

El ingeniero químico, investigador y académico, Juan Carlos Moreno, en su rol de director del proyecto, acaba de presentar, junto al equipo, los resultados de este trabajo que inició en 2017 y que, en su transcurso, permitió la realización de dos tesis de pregrado de alumnas de la carrera de Ingeniería Química y Medio Ambiente. El seminario, se denominó “Biocombustibles: una alternativa de mitigación al Cambio Climático” y contó con la participación de autoridades regionales, estudiantes, académicos y representantes de la industria regional, quienes, además de las conclusiones del proyecto pudieron conocer también otras experiencias en generación de biocombustibles sólidos, como es el caso de la biomasa.

“Gracias a este proyecto, logramos producir, a gran escala, biodiesel a partir de aceite de krill y  otro subproducto de la industria alimentaria, que es el aceite quemado de las frituras y, los dos dieron un producto que, por lo menos en motores fijos, generadores y artefactos de ese tipo, se puede usar sin ningún problema”, comentó Moreno. La producción de biodiesel a partir de estos residuos, alcanzó los 380 litros diarios, y se obtuvo desde el procesador automático Biopro 380, equipamiento que fue adquirido con recursos del proyecto y que fue la base para implementar una planta piloto con la cual se trabajó.

Con respecto a la utilización del sebo de oveja, en cambio, dijo que “no se pudo estudiar por la vía química, pero lo hicimos a través de la vía enzimática, y ahí dio buenos resultados, la única dificultad es que las enzimas son caras, por lo tanto el biodiesel que se produce tendría un precio bien alto”. De esta forma, mediante ensayos a escala de laboratorio, se comprobó la viabilidad de utilizar enzimas  comerciales para la producción de biocombustible a partir de grasa ovina de la industria de carnes regionales.

Juan Carlos Moreno, investigador principal del proyecto FIC-R "Desarrollo de Biocombustibles a partir de valoración de residuos como estrategia de innovación energética en la industria de Magallanes".

Una de las ventajas del biodiesel es que supone un ahorro de entre un 25% a un 80% de las emisiones de CO2 producidas por los combustibles  derivados del petróleo, constituyendo así un elemento importante para disminuir los gases invernaderos generados por el transporte.

Esta componente ambiental, es la que también resaltó el investigador de la UMAG:” “Todos los esfuerzos que hagamos en tratar de generar energía sin producir emisiones de CO2 van a hacer que los productos que usen esa energía, generen menos huella de carbono y hoy día, el turista extranjero se fija en eso mide su huella de carbono y la qué tú estás produciendo por tu actividad. Aquí, lo que nosotros planteamos es que para el turismo local, eso es una espada que en algún momento tendrán que enfrentar y les mostramos cuáles son las alternativas más viables”.

En ese sentido y pese a asegurar que “los números hoy dan como para que estos sistemas sean productos internos”, afirma que es posible apostar por la economía circular. “Un gran hotel en el Parque Torres del Paine, podría tener una unidad de éstas asociadas y seguir funcionando y generando biocombustibles, si es que tuvieran producción de ácidos producto de la alimentación. Los frigoríficos, también podrían reutilizar el biocombustible que se podría generar del sebo en sus procesos de transporte de ganado, generación de energía en sus procesos de matanza, todas acciones de economía circular”, remarcó el investigador.

Ahora, el siguiente paso es dar continuidad a este trabajo profundizando un poco más en el estudio enzimático. Esto, gracias a un proyecto FONDEF IDEA que se adjudicaron con ése y otros fines. “Queremos tratar de identificar enzimas que puedan ser generadas de estos mismos subproductos y que tengan la capacidad de producir biodiesel. Si logramos eso, podremos, por ejemplo, instalar una unidad en un barco y que éste mientras va pescando, los residuos los va tratando y generando su propio biodiésel para seguir moviéndose. Ese es el gran sueño del proyecto”, concluyó.

Alianza entre CERE y CIEMAT posibilitó visita de investigadores a instituciones del Bíobío

Facultad de Ingeniería, Portada UMAG, noticias

Dr. José María Sánchez del CIEMAT (España) e Ing. Mg. Ma. Luisa Ojeda del CERE-UMAG (al centro a la derecha), junto a investigadores especialistas en gasificación, del Depto. Ing. Mecánica Facultad de Ingeniería UDEC. En extremo derecho Dr. Oscar Farías, anfitrión de la gira a Universidad de Concepción.

Entre el 18 y 22 de noviembre pasado, y en el contexto del proyecto MEC (Modalidad Estadías Cortas) de Atracción de Capital Humano Avanzado de Conicyt denominado “Fortalecimiento de la Línea de Investigación de Valorización Energética de Residuos y Biomasa” que se adjudicó el Centro de Estudios de los Recursos Energéticos (CERE), María Luisa Ojeda, profesional de proyectos de la unidad universitaria y el Dr. José María Sánchez del Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT) de España, en su calidad de investigador visitante del proyecto, viajaron a la ciudad de Concepción, donde cumplieron una visita de trabajo con el fin de llevar a cabo una serie de reuniones con académicos e investigadores de la Universidad de Concepción (UdeC), la Unidad de Desarrollo Tecnológico (UD) de la Universidad de Concepción y la Universidad del Bío-Bío.

Dentro de las actividades realizadas en la UdeC, destacan una reunión sostenida con académicos e investigadores de la Facultad de Ingeniería, con el decano de la Facultad de Ingeniería, Dr. Luis Morán Tamayo, y encuentros específicos con investigadores en áreas homologas. Además de ello, los participantes del proyecto realizaron una charla con empresarios y profesionales de la Región del Bio Bio, y un curso para alumnos de programas de postgrado de la Facultad de Ingeniería denominado “Tópicos de Energías Alternativas”, dividido en cuatro temas: Conversión Termoquímica de Biomasa, Nuevos Combustibles Alternativos: Hidrógeno, Oportunidades de Valorización Energética de Residuos en el marco de la Gestión de Residuos Sólidos y Economía Circulary CO2 y Power to X. El módulo relacionado con nuevos combustibles alternativos, fue el que suscitó mayor interés con la participación de 17 alumnos.

Dr. José María Sánchez del CIEMAT (España), impartiendo curso de posgrado a alumnos de Magister en Ingeniería Mecánica y Doctorado en Energía de Universidad de Concepción.

El proyecto MEC tiene como uno de sus objetivos de fortalecimiento, el profundizar las relaciones de cooperación académicas y de investigación, con el fin de conformar redes nacionales e internacionales en torno al tema central. Con este fin, se llevó a cabo visita a instalaciones de la Unidad de Desarrollo Tecnológico (UDT) de la UdeC, reciento ubicado en el Barrio Industrial de Coronel, cuya función principal es la innovación y desarrollo colaborativo con las empresas en las áreas de: biomateriales, bioenergía, bioproductos, medio ambiente y servicios y gestión tecnológica.

Al respecto el Dr. Sánchez expresó que “estoy impresionado con el desarrollo alcanzado por la UDT, y por la visión que tuvieron en su momento, al apostar por la pirolisis como proceso termoquímico de interés, cuando en muchos lados del mundo primaba la combustión y la gasificación. Hoy en día, esto les ha permitido tener una experiencia de más de 10 años en esta tecnología, a diferentes escalas, y obtener una gama de productos y subproductos que pueden comercializarse en diferentes industrias, dándoles un valor agregado que antes no tenían, puesto que la mayoría de las materias primas son residuos, que en general son una molestia para las empresas.”

Imágenes de visita realizada a Unidad de Desarrollo Tecnológico – UDT de la universidad de Concepción. En imagen inferior junto a Dra. Cristina Segura especialista jefa del área de Bioenergía.

Para hacer posible las actividades en la UdeC, se contó con la colaboración del Dr. Oscar Farías, académico e investigador del Departamento de Ingeniería Mecánica de la Facultad de Ingeniería de dicha casa de estudio, quién señaló que “para nosotros es muy grato contar con la presencia del Dr. Sánchez, y la ingeniera de proyectos del CERE-UMAG, María Luisa Ojeda, con quienes hemos compartido una serie de actividades que nos permitieron analizar los puntos comunes que facilitaran la generación de alianzas estratégicas en posibles proyectos conjuntos, en el marco del proyecto MEC, ya que este fue un compromiso adquirido en la postulación que se realizó a través de la Universidad de Magallanes”.

El académico, agregó que “hemos visto esto días, que existen muchas aristas o ámbitos de trabajo que son complementarios al eje de la línea del MEC, tales como economía circular, bioeconomía social por el uso de la biomasa, temas de contaminación atmosférica y emisiones, generación de micro redes para sistemas híbridos, entre otros, que pueden ser parte de líneas de investigación de colaboraciones futuras”.

Finalmente, la gira contempló una visita a las instalaciones de la Universidad del Bío-Bío, en específico al Laboratorio de Procesos Térmicos y Catalíticos (LPTC) y al Centro de Biomateriales y Nanotecnologías, ambos del Departamento de Ingeniería Química. En dicha oportunidad, se llevaron a cabo reuniones con investigadores y académicos del departamento que se encuentran trabajando, actualmente, en biorrefinerías, micro pirólisis de neumáticos y sostenibilidad ambiental, y que además son parte de la RED CYTED de Biomasa y Bioenergía Rural, de la cual participa el CERE – UMAG.

Dr. José María Sánchez del CIEMAT (España) e Ing. Mg. Ma. Luisa Ojeda del CERE-UMAG, junto a académicos e investigadores del Depto. Ingeniería Química de la Universidad de Bío-Bío.

CERE participó en primer encuentro de la Red Iberoamericana de Tecnologías de Biomasa y Bioenergía Rural en Argentina

Facultad de Ingeniería, Portada UMAG, noticias

En la fotografía se aprecia participación de Ing. Mg María Luisa Ojeda de CERE-UMAG en Taller de “Identificando el rol de la biomasa en la sustentabilidad territorial: Experiencias, reflexiones y aprendizajes” en Reunión de ASADES, Universidad de Jujuy Argentina.

Entre los días 11 y 15 de noviembre, se desarrolló, en las ciudades de Salta y San Salvador de Jujuy, Argentina, el primer encuentro de la Red Iberoamericana de Tecnologías de Biomasa y Bioenergía Rural (ReBiBiR), donde participan 8 países latinoamericanos más España, y donde Chile se encuentra representado por la Universidad del Bío BÍo y el Centro de Estudio de los Recursos Energéticos de la Universidad de Magallanes (CERE UMAG).

La reunión también coincidió con la XLII Reunión de Trabajo de ASADES (Asociación Argentina de Energías Renovables y Ambiente), efectuada en la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Jujuy, oportunidad en la que los miembros de la Red, llevaron a cabo una serie de actividades, tales como mesa redonda de “Recursos, tecnologías, transferencias y políticas: una mirada de múltiples perspectivas y dimensiones a los sistemas de bioenergía”, y dos talleres, el primero de “Sinergias, redes y emprendimientos de biomasa y bioenergía en Iberoamérica”, y el segundo titulado “Identificando el rol de la biomasa en la sustentabilidad territorial: Experiencias, reflexiones y aprendizajes”.

La ingeniera magíster del CERE,  María Luisa Ojeda Almonacid, expuso en la instancia sobre la experiencia desarrollada por el Centro en la generación de energía eléctrica, a escala humana mediante gasificación de astillas de lenga (nothofagus pumilio) y su aplicación en zonas aisladas sin acceso a la red de electricidad, pero que cuentan con el recurso de residuos de la explotación y/o procesamiento de biomasa forestal.

Otras de las actividades llevadas a cabo en este primer encuentro fue la revisión de los capítulos de Recursos, Tecnología, Participación y Transferencia, y Políticas e Institucionalidad, que serán parte de un libro que será editado por CYTED (Programa Iberoamericano de Ciencia y Tecnología para el Desarrollo) y que dará cuenta de la situación del uso de la biomasa y sus proyecciones en los países miembros de la Red.

De igual forma, se realizó una gira tecnológica, para conocer una serie de emprendimientos en torno al uso energético de la biomasa, a diferentes escalas, las que dan cuenta de los aprovechamientos de residuos forestales y agrícolas de la zona norte de Argentina. Dentro de los lugares visitados estuvieron: Centro Forestal Industrial de Yungas, Ingenio de Ledesma, y Cooperativa de Briquetas de Carbón Vegetal de Purmamarca.

Según la profesional del CERE, la institución participaría en sólo en 3 de los pilares temáticos de la red, sin embargo y debido a la experiencia adquirida por el Centro, en los últimos años, en el desarrollo de políticas regionales y estrategias energéticas locales que permiten tener un enfoque global de la situación de la Biomasa en Chile, ahora estará presente en todos los ejes temáticos.

“Esta ha sido una experiencia enriquecedora, que ha permitido identificar problemáticas comunes en torno al uso de la biomasa como fuente energética, a pesar de las grandes diferencias territoriales y de recursos de los países participantes de la Red. Sin embargo, hemos avanzado en el análisis de las posibilidades del uso de tecnologías ya existentes, que permitan desplazar el uso de leña húmeda como principal fuente térmica rural o de la periferia de las ciudades, y trataremos de generar a futuro, alguna estrategia en torno a facilitar la cadena de producción y comercialización de combustibles sólidos alternativos para mejorar la calidad de vida de las zonas rurales, aportando también a su desarrollo económico en torno al uso de la biomasa. Tenemos grandes desafíos como Red”, explicó Ojeda.

Chile presenta en su matriz energética eléctrica una presencia de casi un 3% de biomasa, principalmente, proveniente de centrales de cogeneración que utilizan residuos lignocelulósicos de la industria de celulosa y papel, y que aportan al sistema interconectado. Sin embargo, existe poca información estadística oficial sobre el uso de biomasa térmica en zonas rurales, ya sea a nivel residencial o de pequeñas industrias, “por ende, existe un gran desafío a alcanzar en el futuro en este ámbito”, remarcó la profesional del CERE UMAG.

Cabe recordar que la Red ReBiBiR, es una estrategia de sincronización de esfuerzos para la innovación; la capitalización de experiencias y desarrollos tecnológicos; la facilitación de la participación y conjugación de capacidades locales; y la gestión del conocimiento científico-técnico que aportarán a la resolución de demandas energéticas de áreas rurales y urbanas marginales, y que se encuentra patrocinada y financiada por CYTED para un período de 5 años.

Visita a planta de procesamiento Cooperativa Forestal de Yungas, en Jujuy Argentina, donde participaron miembros de la Red Iberoamericana de Biomasa y energía Rural.

Ingeniería en Construcción celebró 24° aniversario con ciclo de charlas

Facultad de Ingeniería, Portada UMAG, noticias

Estudiantes y académicos del Departamento de Ingeniería en Construcción de la Universidad de Magallanes (UMAG) se reunieron para celebrar un nuevo aniversario de la carrera que cumplió, a mediados de octubre, 24 años en la región (creada en 1996).

La instancia de encuentro fue nuevamente un ciclo de charlas, particularmente, la cuarta versión de la iniciativa que, en esta oportunidad, convocó a los profesionales Gastón Navarro de la empresa Aguas Magallanes, y Tomislav Babaic y Ricardo Díaz, ambos emprendedores en el área de la construcción.

Yasna Segura, directora del Departamento de Ingeniería en Construcción, explicó que para este año, la idea era abordar el tema del agua y el emprendimiento con los estudiantes de todos los niveles de la carrera.

“Cómo se transporta el agua y la construcción de las nuevas plantas que está realizando Aguas Magallanes en Punta Arenas, eran temas de interés para nosotros, y lo segundo, el emprendimiento, donde  habla un empresario que se dedica a construcciones y pre fabricados de vivienda-edificación y que, a su vez, lo realiza con métodos constructivos bastante novedosos”, comentó.

Yasna Segura, directora del Departamento de Ingeniería en Construcción.